jueves 24/9/20

Los locales de ocio nocturno de Ribeira controlan aforos a través de reservas y con marcadores

El Plaza ofrece a sus clientes anotarse con sus datos personales y teléfono en su WhatsApp, y otros los recogen a la entrada
El bar Plaza, con un aforo de 58 personas, registra a sus clientes vía WhatsApp | CHECHU
El bar Plaza, con un aforo de 58 personas, registra a sus clientes vía WhatsApp | CHECHU

Los cinco locales de ocio nocturno que funcionan en el casco urbano de Ribeira están realizando el control de sus aforos de varias formas, pero principalmente la mayoría se decanta por hacerlo a través de marcadores y, a mayores con la elaboración a la entrada de los mismos de listados de las personas que acceden a su interior, en los que se recogen sus datos personales -básicamente nombre y apellidos- y su número de teléfono. Ese sistema doble lo emplea por ejemplo el pub Brétema, en donde se van registrando en la misma noche los que van entrando y saliendo para no sobrepasar los dos tercios de su capacidad máxima. Entre los datos que recogen de todos y cada uno de los clientes figuran el nombre apellidos y número de teléfono, aunque vayan en grupos.

Uno de los establecimiento de ocio nocturno de Ribeira, concretamente el bar Plaza, que cuenta con un aforo máximo de 58 personas, se ha decantado por otro sistema en el que su propietario hace uso de las nuevas tecnologías. Tucho Lijó indicó que su clientela se apunta mandándole un mensaje de WhatsApp con el nombre y apellidos de la persona que hace la reserva nominal y su teléfono, pero cuando se trata de grupos se deben incluir los datos de cada uno, pero sólo figurará el teléfono del que hace la reserva. Lijó precisó que esos listados con los datos de los clientes que acuden cada noche de fin de semana, así como días festivos y sus vísperas, deben conservarlos durante un periodo de un mes por si se los solicitan desde la Xunta en caso de que se produzca algún brote o contagio de Civid-19.

Tucho Lijó precisó que con bastante antelación ya tiene el aforo completo de las noches de los sábados, pero como no todos los clientes pasan allí toda la madrugada, según van saliendo del local se va permitiendo que entren otra gente, es decir que si salen diez podrá entrar una cifra idéntica como máximo. Reconoce que en ocasiones hay clientes que aguardan fuera a que haya algún hueco, pero lo normal es que se vayan a buscar a otros sitios. Advirtió que el hecho de que sólo haya cinco locales de ocio nocturno en al ciudad es un inconveniente para dar cabida a toda la gente que sale a divertirse, pero recordó que el Concello le dio la oportunidad hace tres lustros a otros establecimientos hosteleros para que adaptasen sus instalaciones a la licencia de pub, pero fueron pocos los que lo hicieron “y de estos polvos vienen estos lodos”.

Respecto a la reducción por parte del Concello de Ribeira de media hora en el horario de cierre de los locales hosteleros para evitar aglomeraciones, Lijó anunció que propondrá en la próxima reunión que se reconsidere esa postura y se recuperen los horarios del verano pasado, que suponen una hora más desde julio al 12 de septiembre, con lo que los bares cerrarían a las 4.00 horas, con media hora más para desalojar, y los pubs a las 5.30 el cierre y las 6.00 estar completamente desalojados. A su juicio, lo que provoca cerrar antes los locales es adelantar el problema de aglomeraciones. l

Comentarios