domingo 25/10/20

Evita ponerte malo con estos consejos para las épocas más frías del año

 Frío
Frío

Llega el momento de decir adiós a la ropa de verano. El otoño ya está aquí, y cuando queramos darnos cuentas, también lo estará el invierno. Eso significa que se avecinan esos días en los que se debe tener el termómetro cerca, algo bastante peligroso dado todo lo que ha pasado este año. ¿Se puede evitar caer enfermo? Por supuesto que sí.

Hay que saber las pautas adecuadas, qué hacer y qué no hacer para protegerse del frío y no enfermar en las épocas más frías del año. Para eso estamos aquí ahora, para ayudarte a evitarlo y a cuidarte al máximo. Te traemos unos consejos esenciales para protegerte bien del frío.

Cinco consejos para protegerte bien del frío en otoño e invierno

Protegerse del frío es crucial para no caer enfermo cuando llegan las estaciones más frías del año. El otoño y el invierno son los grandes amigos de los termómetros, de las recaídas, de los días de no poder salir siquiera de la cama. Es fácil enfermar durante esta época del año, pero, si sigues las pautas adecuadas, puedes mantenerte en perfecto estado de forma y sin enfermar. ¿Cómo? Así.

Mantén tu comida y bebida calientes

Si tienes que salir por lo que sea y vas a comer fuera de casa, es fundamental que tengas los productos adecuados para mantener la temperatura de tu comida y tu bebida. Puede parecer un consejo bastante tonto, pero comprar un buen termo para comida que mantendrá la comida caliente es fundamental para evitar los dolores de garganta y los posibles resfriados o incluso las fiebres.

Para ese café a media mañana en la oficina o en tu despacho improvisado en casa, para tomarte una buena taza de caldo acompañando a la comida del mediodía, o simplemente para mantener tus alimentos a una buena temperatura en todo momento. Créenos cuando te decimos que esto es muy importante, porque evita la mayoría de molestias en la garganta cuando llega el frío.

Evita las bebidas frías

Esto es algo que prácticamente deriva del mantenimiento de la temperatura tanto de comida como de bebida. Es fundamental evitar cualquier tipo de bebida fría cuando las temperaturas bajan más. ¿El motivo? Es muy sencillo, cualquier bebida fría provoca un mayor daño a la garganta, y eso, sumado a las bajas temperaturas del entorno, propicia la aparición de las inflamaciones, la irritabilidad y las enfermedades.

Los resfriados suelen producirse precisamente por eso, y a veces puede llegar a derivar en una fiebre. Por eso mismo, y para evitar tener que andar constantemente con el termómetro y guardando reposo, no hay nada como cambiar ese vaso de leche fría de las mañanas por un buen chocolate caliente.

No te confíes nunca

A medida que se va acercando el invierno, es normal que haya días con una sensación térmica extraña. Sales a la calle y no hace calor, pero tampoco frío. Es algo muy frecuente, lo que se conoce como entretiempo. ¿Qué problema hay con estas temperaturas? Que nos hacen descuidarnos y, cuando menos lo esperamos, llega el frio de otoño y nos constipamos.

En los días otoñales hay que llevar alguna prenda de abrigo, pero tampoco olvidar que el calor puede apretar. Chaquetas que se puedan llevar en la mano, sudaderas con cremallera. Todo eso que te puedas poner o quitar sin problema. Así, si hace calor, te la quitas y quedas bien. Si hace frío, te pones la ropa de abrigo por encima y arreglado.

¿Está tu casa bien aislada?

Al igual que hay que resguardarse en el exterior, también hay que comprobar que en el interior se dan las condiciones adecuadas. De nada sirve tener una buena calefacción en el hogar si este no está bien aislado. Para ello, es fundamental ya no solo repasar el estado de las juntas de puertas y ventanas, sino comprobar estas mismas. ¿Acristalamiento doble?, ¿puertas blindadas? Si esos nombres no te suenan, tienes que ponerte manos a la obra.

Son instalaciones que debes tener en el hogar sí o sí, ya que garantizan un buen aislamiento y evitarán que entre el aire frío de fuera, a la vez que conservan el cálido del interior. Todo ventajas para evitar enfriarse y ponerse malo, además de para aumentar la comodidad en el hogar.

No te pases con la ropa de abrigo

Uno de los grandes problemas con la ropa de abrigo cuando llega el frío es que se usa en exceso. Las personas más calurosas lo saben bien, porque al final acaban quitándose prendas para no pasar tanto calor. ¿Qué problema hay con eso? Que en el caso de sudar y quitarse prendas, al entrar en contacto con el frío, el cuerpo se enfría mucho más rápido a causa del mismo sudor.

Por eso, hay que llevar la cantidad de prendas adecuadas, o hacer como hemos explicado antes, llevar aquellas fáciles de poner y quitar. Así, se pueden evitar estas situaciones que al final acaban provocando tantísimos resfriados.
Ir con cuidado y prestando mucha atención, además de asegurarse de que el hogar tiene las instalaciones que debe tener. No es más que eso, y usar mucho el sentido común.

Evita ponerte malo con estos consejos para las épocas más frías del año
Comentarios