domingo 15.12.2019

El Arosa empieza a dominar las áreas y es el mejor visitante

Acumula tres victorias seguidas a domicilio. Entre Pedro Beda y Róber suman 9 goles, mientras que Manu Táboas solo encajó uno en los últimos 270 minutos
El Arosa logró el domingo en Paiosaco su victoria más holgada y cómoda de la temporada | raúl lópez
El Arosa logró el domingo en Paiosaco su victoria más holgada y cómoda de la temporada | raúl lópez

El Arosa logró el domingo en Paiosaco su tercera victoria consecutiva a domicilio, por lo que ha logrado 9 de 12 puntos posibles fuera de casa, anotando 9 goles. Unos registros que le convierten en el mejor visitante en estos dos primeros meses de liga. El equipo de Rafa Sáez zanjó su mini crisis inicial tras las derrotas en O Couto y en A Lomba ante el Estradense ganando en As Pontes, con diez y con un gol en el tiempo de prolongación (3-4). Fue ese partido el punto de inflexión que dio comienzo a su buena onda, lleva cuatro victorias y un empate en los últimos cinco encuentros.

El equipo arlequinado está dominando las áreas. En Vilalba, a Pedro Beda la bastó su única ocasión en el partido, que él mismo se fabricó, para decidir el marcador. Después, el trabajo defensivo y las intervenciones de Manu Táboas bajo palos permitieron al equipo echar el candado. Ante el Arzúa fue Jorge Sáez el que marcó la diferencia en el área, mientras Táboas volvió a dejar con la pólvora mojada a un rival que solo pudo marcar de penalti.

En la tercera victoria seguida el domingo en el campo de A Porta Santa fue Róber el que se sumó a la fiesta, al ejercicio de pegada arosista, marcó en sus dos primeros remates cuando apenas iban cinco minutos de partido. En el otro área, Táboas volvió a salvar la que fue mejor ocasión local. Beda, que prácticamente anota cada ocasión clara de la que dispone, hizo su quinto gol en su cuenta particular. Por lo que el Arosa al decanso ya tenía en el bolsillo su primera victoria holgada y cómoda de las cinco que contabiliza en ocho partidos.

Solo un gol encajado por siete anotados en las tres últimas victorias certifican con datos el dominio del equipo en las áreas. A medida que pasan las jornadas las sensaciones del Arosa son mejores. Las piezas se van acoplando y se generan automatismos. Los jugadores corren y están siendo solidarios sin balón, conscientes de que no van a sacar los partidos adelante sin el mono de trabajo puesto.

Todavía el Arosa tiene margen de mejora y habrá que ver como le afectan las bajas que se vayan produciendo. Pedro García se perderá el próximo partido por acumulación de tarjetas, mientras que Manu Rodríguez está al borde de la suspensión con cuatro amarillas. Si bien, en Paiosaco Javi Fontán hizo un partido muy completo en el lateral derecho ante la ausencia por lesión de Adrián Gómez.

El domingo a las 17 horas el Arosa vuelve a jugar a domicilio, se desplaza al campo del Somozas. Ante sí tiene todo un reto estadísitico bastante significativo. Y es que desde la temporada 1992-1993, la del único título en Tercera y la del último play-off que además supuso el ascenso, el Arosa no consigue ganar cuatro partidos consecutivos en Tercera. Desde aquellas dos rachas de cuatro y cinco victorias seguidas en el mismo curso con Félix Carnero en el banquillo, el Arosa ha competido veinte campañas (sin contar la actual) en la categoría, en la que es el equipo gallego con más participaciones de la historia con 53 temporadas.

Comentarios