miércoles 08.07.2020

Sánchez y Turull inician una huelga de hambre ante “bloqueo” judicial

El expresidente de la ANC y el exconseller denuncian que el Constitucional no resuelve sus recursos de amparo

Sánchez y Turull inician una huelga de hambre ante “bloqueo” judicial

El expresidente de la ANC y diputado de JxCat, Jordi Sánchez, y el exconseller y también diputado de ese grupo Jordi Turull han iniciado una huelga de hambre “indefinida” para denunciar el “bloqueo” del Tribunal Constitucional (TC) a sus recursos de amparo que les impide “acceder a la justicia europea”.
Así lo explicaron en un comunicado que fue presentado en una rueda de prensa en el Colegio de Periodistas de Cataluña por Jordi Pina, abogado de ambos dirigentes, y el doctor Jaume Padrós, exdiputado y actual presidente del Colegio de Médicos de Barcelona, quien ha encargado la constitución de una comisión médica de expertos para supervisar dicha acción de protesta.
“Denunciamos el bloqueo a la justicia europea que el Constitucional nos impone. Y lo hacemos con toda la fuerza y dignidad de una acción amparada en la no violencia, una de las pocas protestas legítimas que el hecho de estar encarcelados nos permite: la huelga de hambre”, señalan Sánchez y Turull.
Según los dos dirigentes independentistas encarcelados, dicho “bloqueo” del Constitucional radica en que el Alto Tribunal admitió a trámite “el cien por cien” de sus escritos de amparo, hasta ocho, para posteriormente “no resolver ninguno” de ellos.

Demora injustificada
Hacen hincapié así en que, en base a datos oficiales del Constitucional, los escritos de amparo admitidos no llegan al 1,5% de los presentados, pero en su caso se han admitido el 100% para “seguidamente olvidarlos en un cajón”, como por ejemplo el primer recurso que presentaron en 22 de noviembre de 2017, “hace más de 365 días”.
Una “demora injustificada” que contrasta, argumentan, con lo establecido en la Ley de Enjuiciamiento Criminal y la doctrina del Alto Tribunal, en relación a que “los recursos contra los escritos de prisión provisional deben gozar de una tramitación preferente y se han de resolver en un plazo máximo de 30 días”.
Los presos acusan pues al Constitucional de “bloquear de facto” sus recursos y, ante ello, exigen que este tribunal sea “imparcial y diligente” y “no obstaculice” el ejercicio de sus derechos para acceder a instancias europeas como el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.
“No pedimos ningún trato de favor al Constitucional, pero tampoco aceptamos pasivamente ninguna discriminación ni dilación injustificada. La cuestión ni tan solo es que dictaminen a nuestro favor, sino que simplemente desbloqueen, inadmitiendo o desestimando, los recursos presentados”, agregan.
Y es que los dirigentes encarcelados dicen ser conscientes que cuanto más se retrase su acceso al Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), “más se retrasará la recuperación de nuestra libertad”. Dejan claro asimismo que su acción no se dirige “contra nadie”, sino “a favor de remover conciencias y voluntades para impedir que se asuma como normal aquello que no lo es: el funcionamiento irregular del tribunal es de una gravedad sin matices en un Estado de derecho”. “No renunciaremos nunca a un juicio justo”, advierten. l

Comentarios