lll

Recibe cada mañana las últimas noticias. REGISTRARME

Recibe las noticias desde Telegram. ÚNETE

LPZINK: así es Alba López, tatuadora de línea fina

Tatuaje de LPZINK. I CEDIDA

Alba López, tatuadora de línea fina de 21 años, es la artista de LPZINK. Su carrera como tatuadora comenzó hace 2 años, pero no fue algo repentino, siempre quiso dedicarse a algo relacionado con el arte ya que ha dibujado toda su vida, es algo que le apasiona desde pequeña

 

Cuando tenía 15 años su madre se tatuó por primera vez, fue ahí viendo el resultado cuando se dió cuenta de que quería ser tatuadora, una buena forma de dedicarse a algo artístico y poder vivir de ello profesionalmente:  “me parecía algo sumamente bonito poder plasmar mi arte en la piel de las personas con cosas tan importantes para ellos, y ese pensamiento fue el que a día de hoy me ha llevado hasta aquí”, destaca Alba. 


Tatuaje LPZINK


Cuando tuvo que decidir qué bachillerato escoger tenía muy claro que acabaría en el de artes. Después de pasar una etapa de problemas personales y movida por la ansiedad que en ese momento sentía, acabó bachillerato  y varios trabajos artísticos y consiguió encaminarse al estilo que actualmente la define.

 

Su primer tatuaje lo hizo a los 18 años y a partir de ahí no pudo parar. Su siguiente etapa, con mucho más esfuerzo de lo que pensaba, la llevó hasta Madrid, donde empezó un curso bastante completo con asignaturas meramente artísticas, que previamente había aprendido de forma autodidacta en su trayectoria dibujando. Fue por eso que después de unos meses intentando no dejarlo pero sin conseguir sacar ningún aprendizaje nuevo, supo que era el momento de desistir y empezar a formarse para tatuar.

 

Llegó la pandemia y se trasladó a A Coruña. Durante la cuarentena, tuvo la suerte de dibujar y reafirmar su camino hacia el tatuaje. En julio de 2020 pudo empezar un curso de tattoos, practicar e ir poco a poco evolucionando y aprendiendo: “antes de dedicarme a ello profesionalmente hice un tattoo a uno de sus  mejores amigos, Botana, el primero de muchos la verdad, él abrió la veda para empezar a tatuar a mis amigos más cercanos, como a mi amiga Noe”, destaca Alba. 


 

Terminando el curso le ofrecieron trabajar en Vigo, allí es donde empezó a tatuar profesionalmente con mucho miedo y respeto. Fueron 10 meses bastante largos. Estaba centrada en progresar en su trabajo e ir creciendo como tatuadora, pero sabía que ese no era su sitio, los tattoos que hacía allí solían ser muy simples y muy vistos: “diseños que ya estaban hechos y que sacaban de internet, mucho más gruesos y sin duda no era diseños que me gustaran”. En ese tiempo, empezó a tener clientes que le solicitaban líneas un poco más finas y diferentes.

 

Volvió a Coruña cuando Raquel, dueña del estudio Seventh Heaven, le ofreció trabajar con ella y formar parte de su equipo, la cual le dio la oportunidad de poder seguir creciendo como artista en su estudio: “cuando empezamos este proyecto el estudio aún no estaba abierto, pero ambas sabíamos perfectamente que saldría adelante”. 

 

Desde que llegó a A Coruña de nuevo se ha especializado del todo en línea fina y micro realismo: “el estilo de línea fina hace que el 90 % de mis clientes sean mujeres, a las cuales les estoy súper agradecida por dejarme hacer cosas tan lindas en sus pieles”. 

 

Este sector, como muchos otros tiene una gran presencia masculina y no son tantas las mujeres que se dedican a esto, quizás por experiencias pasadas o simplemente por preferencias: “hay muchas mujeres que me comentan que están más cómodas cuando las tatúo yo, de mujer a mujer, que cuando las tatúa un hombre”. 


En el año y medio que lleva trabajando en Seventh Heave, ha perfeccionado su técnica y ha tenido la oportunidad de conocer a otros artistas, como a compañeras o artistas de todo el mundo a través de Instagram. Siente gran admiración por ciertos tatuadores que han llegado a conseguir éxitos profesionales, a los que le encantaría llegar. Entre ellos está Zlata Kolomoyskaya (@goldy_z) una artista que llega a la perfección desde su punto de vista y eso es lo que quiere conseguir, con respecto al realismo.

 

“A pesar de llevar solo 2 años tatuando he conseguido muchas más cosas de la que me imaginaba cuando empecé, a día de hoy tengo una lista de espera de 3 meses, cosa que era impensable para mi, llego día a día a más y más gente y veo cómo van subiendo los seguidores en mi cuenta. Toda las personas que vienen a tatuarse conmigo son los que consiguen que tenga esta lista de espera, porque no solo influye el hecho de llevar bien las redes sociales, tenerlas cuidadas y activas, lo que más importa es el boca a boca”. 

 

La mayoría de sus clientes llegan recomendados por un amigo, o por su Instagram, donde visibiliza su trabajo: “mis clientes son sin duda una de la razones por las que me motivo día a día a mejorar y sobre todo a seguir aprendiendo de los artistas que me rodean, a seguir ilusionándome por ir a trabajar todos los días de algo que me apasiona y que ojalá nunca deje de hacerlo”. 

 

Muchos de estos clientes son de A Coruña, pero también de Vigo, León, Salamanca o incluso Madrid. A veces vienen de vacaciones y aprovechan el viaje y otras veces vienen exclusivamente a tatuarse con ella, cosa que le hace sentir bien y realizada.


LPZINK tatuaje ojo


Toda la semana trabaja en el horario del estudio y cuándo sale sigue diseñando, contestando mensajes de sus clientes y organizando agendas. Es por eso que los lunes (que son sus días libres), empieza la mañana haciendo los diseños del resto de la semana para poder pasarlos a sus clientes. “todos los diseños que hago son personalizados, excepto los que los clientes quieren tal cual, ya sea porque es una ilustración que alguien le hizo o porque es la letra de alguien cercano”.

 

En cuanto a su modo de trabajar no suele hacer covers de otros tattoos antiguos ni repasos de tattoos que no sean suyos, a menos que sea algo sencillo, ya que su estilo al ser fino y delicado no deja mucho margen para poder taparlos. Una vez que el cliente acepta el diseño, el día de la cita prepara todos los materiales, que son de un único uso e higiénicos para tatuar a cada persona y proceder así a ver el tamaño que quiere: “a la hora de tatuar lo que más disfruto es poder conversar con la persona que está al otro lado del proceso, le pongo cara a la gente que me habla por instagram y puedo hablar del diseño, de su significado, y “darle vida”. Es un proceso bastante mágico y sentimental para ambos y sin duda creo que es también una de las partes más importantes a la hora de realizar el tatuaje”, afirma Alba. 

 

Al ser una artista multidisciplinar experimenta con otras disciplinas como las que le proporciona la moda. Es una apasionada de los sneakers: “han pasado a formar parte de mi vida diaria, mi pareja y yo tenemos una colección de más de 100 zapas que nos encanta. Hace unos meses nació nuestro segundo sobrino y la hija de unas amigas y a la hora de regalarles algo nos pareció súper original darles las zapas más pequeñas de Nike y customizarlas, para que lleven con ellos una parte de nosotros”.

 

Después de un par de meses abrió sus puertas la tienda de zapas exclusivas Danger Art, y pudo formar parte de un proyecto de customizar sus zapatillas con ellos, ya que le ofrecieron trabajar para todos aquellos clientes que quieran unas zapas que no encontrarán en ninguna otra parte, plasmando sus gustos, sus colores favoritos o incluso sus nombres. Su trabajo como artista va más allá que tatuar, diseñar o pintar zapas, si no que todo se basa en el arte que puede llegar a través de varias vías, en este caso es a través de la moda.


Zapas dibujadas por LPZINK


“Si hoy en día me preguntan cómo describiría mi trabajo, o mejor dicho, mi arte, creo que le diría que es algo sutil, delicado e incluso elegante estéticamente, pero sobre todo es sensible y emotivo, porque de cara a la gente que se lleva mi trabajo en su piel o en sus sneakers, un diseño puede ser mucho más que eso, puede ser un recuerdo, algo especial que nunca olvidarán”, afirma. 

 

Le gustaría poder decir que de aquí a unos años tendrá su propio estudio y que seguirá dándose a conocer a través de sus tattoos: “hoy por hoy lo que tengo claro, ahora mismo estoy donde estoy gracias a mi familia, mis amigos y a mi novio Elián que me apoya en todas las ideas o proyectos que tengo en mente. Acabe donde acabe, dedique a lo que me dedique, sé que seguiré creando y sobre todo, seguiré siendo artista”. 

LPZINK: así es Alba López, tatuadora de línea fina

Te puede interesar