miércoles 28/10/20

Rueda considera que es “más necesaria que nunca” la transferencia de la AP-9

 

El vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, sugirió que la transferencia de la AP-9, la Autopista del Atlántico, es “más necesaria que nunca para controlar a los nuevos dueños”, después de que la compra de Itínere por tres fondos de pensiones del Reino Unido, Holanda y Canadá deje a la concesionaria Audasa en manos extranjeras.

 

El vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, sugirió que la transferencia de la AP-9, la Autopista del Atlántico, es “más necesaria que nunca para controlar a los nuevos dueños”, después de que la compra de Itínere por tres fondos de pensiones del Reino Unido, Holanda y Canadá deje a la concesionaria Audasa en manos extranjeras.
El viernes, el grupo Globalvia adquirió el 55,6% de Itínere a Abanca, Kutxabank y Sacyr, por 723 millones de euros. Esto supone que las autopistas que gestionaba, a través de Audasa y Autoestradas de Galicia, entre ellas, la AP-9 –vertebra Galicia de norte a sur, entre Ferrol y Tui–, pase a capital extranjero.
En entrevista a la Cadena Ser el vicepresidente de la Xunta se refirió a estos cambios en la 
AP-9, cuya concesión se prolonga hasta 2048, el responsable de Xustiza incidió en que se trata, en todo caso, de un servicio público, que hace necesario que su “control” se ejerza desde Galicia.
“Sigue siendo un servicio público, el titular es la administración y, por lo tanto, cuanto más cerca esté ese control de los nuevos dueños, creemos que es muchísimo mejor”, remarcó.
Tras añadir que “si antes era necesaria esa transferencia”, la venta del viernes la hizo aún más necesaria. “No sabemos todavía, no queremos prejuzgar quién se va a hacer cargo, quiénes son exactamente, pero desde luego tener aquí la competencia para poder ejercer ese control que le corresponde a la administración, creo que ahora se hace más necesario que nunca”, ha puntualizado, sobre una venta que se produce en pleno debate sobre la transferencia de la AP-9.

Génova
En clave política, concluido el proceso sucesorio de Mariano Rajoy y con Pablo Casado como nuevo presidente nacional, Rueda sostuvo que es necesario “ir integrando a los miembros de la otra candidatura”, la encabezada por Soraya Sáenz de Santamaría, para transmitir que “solo hay un Partido Popular”.
Con Casado al frente del PP, candidato al que mostró explícitamente su apoyo, el vicepresidente autonómico y también presidente del PP de Pontevedra cree que el partido en Galicia “no necesita integraciones” tras el proceso porque está unido y se ha “evidenciado la fortaleza en que cada uno haga lo que estime más conveniente”, a diferencia de lo sucedido “en otras comunidades”.
“Aquí es un partido suficientemente fuerte para que cada uno diga lo que considere pertinente incluso públicamente”, agregó, tras poner, como ejemplo, al presidente provincial de Ourense que “tenía otra opinión” diferente a la de sus homólogos en Pontevedra y A Coruña.
Rueda rechazó que el núcleo duro del PPdeG se hubiese decantado mayoritariamente por Casado e insistió en la “absoluta libertad” de voto de sus compromisarios, justificando que su decisión personal de comunicar su preferencia le permitió quedarse “más tranquilo”, ya que muchas personas “preguntaban 
qué opinaba”.
Y ante el hecho de que esté presente en la nueva Ejecutiva nombrada por Casado pero sin cargo, alegó su imposibilidad de asumir más responsabilidades ya que está “colmado”. l

Comentarios