miércoles 20/1/21

Alemania supera por los 40.000 muertos por coronavirus en plena pico de la oleada

El país registra 456 muertes en las últimas horas, lejos del récord de víctimas alcanzado el sábado de 1.188
Un hombre camina por una Alexanderplatz, en Berlín, completamente vacía | efe
Un hombre camina por una Alexanderplatz, en Berlín, completamente vacía | efe

Alemania registró 16.946 nuevas infecciones por coronavirus en las últimas horas y 465 muertes, con lo que la pandemia se ha cobrado ya más de 40.000 víctimas mortales en el país, informó ayer el Instituto Robert Koch (RKI).

Las cifras diarias son claramente inferiores a las de los días previos, como suele suceder en fin de semana porque algunos centros locales no están operativos y no se transmiten todos los datos a la central. El récord de fallecidos se comunicó este sábado, con 1.188 víctimas.

En total, 1.908.527 personas se han contagiado en Alemania con el Sars-CoV2, de las que 40.343 han muerto. El RKI estima que unos 1.525.300 individuos ya han superado la enfermedad.

La incidencia acumulada en el conjunto del país en los últimos siete días se sitúa en las 162,2 personas infectadas por cada 100.000 habitantes. La tasa se encuentra claramente por debajo de los 197,6 alcanzados el 22 de diciembre, pero muy lejos del objetivo del Gobierno alemán de 50.

Los expertos piden cautela ante los datos de los últimos días porque durante los festivos los laboratorios han trabajado de forma irregular y la comparación con las semanas previas puede llevar a error.

“La fase más difícil”
La canciller alemana, Angela Merkel, reconoció este sábado que el país se encuentra ante “la fase más difícil de la pandemia” e instó a aplicar y cumplir las nuevas restricciones para volver a controlar la propagación del virus. La canciller y los jefes de los 16 gobiernos regionales acordaron este martes prolongar hasta finales de enero las restricciones vigentes a la vida pública y la actividad económica, así como endurecer algunas de ellas.

El ocio, la cultura, la gastronomía y el deporte seguirán cerrados (desde noviembre), así como los colegios y los comercios no esenciales (desde diciembre).

Pero además las reuniones privadas se reducen a los convivientes más una persona de fuera del domicilio y la movilidad en las áreas con mayor incidencia acumulada queda limitada a un radio de quince kilómetros en torno a la localidad de residencia. 

Son medidas “duras” y “drásticas” que afectan “profundamente el día a día”, señaló Merkel, pero son “forzosamente obligatorias” dada la evolución de la pandemia en el país. 

El objetivo de estas medidas, reiteró la canciller alemana, es rebajar “claramente” la incidencia acumulada en siete días hasta “50 casos como máximo”, lo recomendado por la OMS, por cada 100.000 habitantes, frente a los actuales 153,9 casos por cada 100.000 habitantes.

Comentarios