lunes 24.02.2020

A Illa liquida 2019 con unos 600.000 euros de superávit y llevará los presupuestos a un Pleno extraordinario

El Concelló volverá a sacar a concurso la licitación para el aparcamiento disuasorio de O Bao, tras quedar desierto
El alcalde, Carlos Iglesias, durante un debate de los corporativos | g. salgado
El alcalde, Carlos Iglesias, durante un debate de los corporativos | g. salgado

El Concello de A Illa de Arousa ha liquidado la cuenta de 2019 y está a punto de llevar a aprobación plenaria los presupuestos municipales para 2020.

La Corporación dio cuenta del cierre del anterior ejercicio en un breve Pleno ordinario la semana pasada. El alcalde, Carlos Iglesias, explicaba ayer que la anualidad se cerró con un superávit total de unos 600.000 euros y con todos los indicadores económicos dentro de la normalidad.

Ahora, la administración municipal trabaja en la finalización del documento económico para el año en vigor. El gobierno local tiene intención de poder llevarlo a debate plenario y aprobación en una sesión extraordinaria, probablemente para la próxima semana.

No hubo tiempo de llevarlo al ordinario, pero en los próximos días confían en que ya se pueda dar traslado de estas cuentas a los grupos de la oposición, paso que es previo al Pleno.

En tanto el documento no esté cerrado y presentado a los grupos no se harán públicos los detalles de este presupuesto, pero Iglesias sí confirmaba que será similar en su montante total al anterior, que fue de unos 3,7 millones de euros. Y que buena parte de las inversiones se centrarán en la financiación de las ambiciosas obras del Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS), que el Ayuntamiento quiere acometer este año.

PMUS

Las actuaciones de este plan supondrán una inversión de 826.000 euros, subvencionados en su mayor parte (661.000) con fondos europeos. El Concello, no obstante, debe aportar unos 165.000.

Las actuaciones, actualmente en licitación, contemplan un servicio de alquiler de bicicletas públicas —dividido en dos proyectos, que suman 181.379,08 euros en sus presupuestos de licitación—, construcción del carril bici y adaptación de otras vías para la circulación de bicicletas (por 136.431,73 euros), campañas de promoción de medios de transporte alternativos (53.871,26); una primera fase de reforma de la Praza de O Regueiro (214.549,47 euros) y la apertura de un nuevo vial en Agro da Torre (por 194.132,18).

En O Bao

El otro proyecto clave es habilitar en O Bao un aparcamiento disuasorio, para limitar el acceso de vehículos a motor al centro urbano.

Su licitación ha quedado desierta, en tanto la única empresa aspirante presentó una oferta que no cumplía uno de los requisitos del proyecto municipal. Con todo, el alcalde confirmó ayer que tienen previsto volver a sacar a licitación esta obra, ya que se trata de una de las piezas fundamentales del PMUS. El presupuesto de licitación, en el concurso desierto, ascendió a 133.242,08 euros.

Comentarios