lll

Recibe cada mañana las últimas noticias. REGISTRARME

Recibe las noticias desde Telegram. ÚNETE

Imponen la Cruz de Plata de Isabel la Católica a un policía víctima de un atentado en Arousa en 1990

La concejala Fátima Abal, el alcalde, Samuel Lago, y el homenajeado, ayer, en el Consistorio | mónica ferreirós

El Concello de Cambados acogió ayer el acto de imposición de la Cruz de Plata de la Orden de Isabel la Católica a Antonio Javier Porras Gómez, policía natural de Madrid, ya jubilado, que en 1990 fue víctima de un atentado del Exército Guerrilheiro do Povo Galego Ceive en pleno centro de Vilagarcía.

El Concello cambadés fue quien lo propuso ante el Ministerio de Exteriores para recibir esta condecoración, una de las más destacadas en favor de civiles, que fue finalmente aprobada.

El alcalde, Samuel Lago, presidió ayer el acto de imposición, en la Casa Consistorial, y desgranó parte de los méritos que hicieron a este antiguo agente merecedor de la condecoración. Fue así como se destacó su colaboración en Cruz Roja desde que era solo un niño, posteriormente en misiones humanitarias con este y otros colectivos e instituciones como la Xunta y Protección Civil. También en aviación contraincendios y, posteriormente, en su papel como policía. Fue justamente cuando desarrollaba su labor de agente en Vilagarcía, en el año 90, cuando él y un compañero que leían la prensa a la luz de un cajero automático fueron alcanzados por la explosión contra la sucursal bancaria del entonces BBV en la Praza de Galicia, quedándole secuelas que lo obligaron a jubilarse.

También recordó a su hermano, guardia civil, que esquivó uno de los últimos atentados de ETA, en 2009, por un simple cambio de turno: Él lo evitó, pero no unos compañeros suyos del Cuerpo.

El homenajeado agradeció profundamente la condecoración y recordó lo vivido en aquel atentado en Vilagarcía: “Es difícil recordar y olvidar”. “Yo no recuerdo la explosión ni lo que vino después. Solo a una señora que salió al balcón, nos vio llenos de sangre y nos preguntó qué pasaba. El resto me lo contó mi compañero. Pero no puedo olvidar que hubo alguien que atentó contra nuestra vida”. 

Imponen la Cruz de Plata de Isabel la Católica a un policía víctima de un atentado en Arousa en 1990

Te puede interesar