martes 12.11.2019
El alcalde intentará continuar en el cargo, pero depende de que sus concejales le sean fieles y no apuesten por seguir al partido

El PP consuma la expulsión de Viéitez y Meaño se hunde en la incertidumbre

El Partido Popular oficializó ayer la expulsión de su seno del alcalde de Meaño, Carlos Viéitez, una decisión adelantada por este diario hace unos días y que ahora será ya notificada de manera formal al regidor. El Comité de Derechos y Garantías del PPdeG considera probado que el meañés cometió una “falta moi grave por deslealdade” y otra, también muy grave, por “desobediencia”, todo ligado a la polémica elección de representantes de Meaño para la Mancomunidade de O Salnés.

 

El regidor mantiene que la decisión de su ya exformación es “excesiva”, pero está dispuesto a mantener el pulso e intentar conservar el bastón de mando | Mónica Ferreirós
El regidor mantiene que la decisión de su ya exformación es “excesiva”, pero está dispuesto a mantener el pulso e intentar conservar el bastón de mando | Mónica Ferreirós

El Partido Popular oficializó ayer la expulsión de su seno del alcalde de Meaño, Carlos Viéitez, una decisión adelantada por este diario hace unos días y que ahora será ya notificada de manera formal al regidor. El Comité de Derechos y Garantías del PPdeG considera probado que el meañés cometió una “falta moi grave por deslealdade” y otra, también muy grave, por “desobediencia”, todo ligado a la polémica elección de representantes de Meaño para la Mancomunidade de O Salnés.

Su salida del partido complica aún más su gobernabilidad, ya lastrada por su minoría en Pleno, puesto que el futuro de Viéitez ahora ya no solo depende de lo que puedan hacer PSOE y Meaño
Independiente (MI), sino también de lo que pueden ejecutar sus propios compañeros. Porque el partido expulsa al regidor, pero no al resto de concejales y estos tienen ahora el difícil papel de elegir hacia dónde dirigen sus lealtades: El partido o la persona que encabezó la candidatura en las elecciones de mayo.

Aunque Viéitez adelantó ayer que confía en que el gobierno siga funcionando como un “equipo”, dos únicas actas de edil separan su continuidad de una moción de censura. Dos únicas actas que
se podrían coaligar con las de MI para que el bastón de mando cambie de manos, siempre que un par de sus colaboradores decidan darle la espalda y el sector conservador del Pleno logre un eventual acuerdo para desbancarlo. Un escenario hipotético pero posible, en el que los próximos días serán claves para conocer los siguientes movimientos.

Las faltas
El comité de garantías del PP entiende que el regidor “desobedeceu, claramente e sen xustificación ningunha, as instrucións da dirección provincial do PP de Pontevedra de que debía presentar candidatura para así obter, ademais do posto nato como alcalde, outro máis como representante do Concello de Meaño, o que permitirá ao Partido Popular optar a manter a Presidencia” en la Mancomunidade de O Salnés. No obstante, el regidor optó por esconder esa votación en urna y la aritmética dio un vuelco: Amparados todos en el anonimato, el PSOE obtuvo un sorpresivo representante comarcal que, todo apunta, tuvo que contar con apoyo de ediles del PP. Por ello, el órgano de control interno del Partido Popular considera que de los hechos “despréndese que (Viéitez) acordou ou pactou co PSdeG unha serie de contraprestacións a cambio de facilitarlles un representante na Mancomunidade, que precisaban para poder alcanzar
no futuro da presidencia do citado ente. Non hai máis que analizar tamén outros puntos da acta do Pleno extraordinario do Concello, onde se aproban puntos relativos a retribucións, nomeamentos, etc., nos que se pode apreciar que existe un claro entendemento cos edís do PSdeG, pois ou votan a favor das propostas dos edís do PPdeG ou se absteñen”.

La posición de los socialistas en aquella sesión, de hecho, fue llave para la aprobación del salario del primer edil.

Recurso y posible gestora
La resolución que expulsa al alcalde del PP es recurrible, durante diez días, pero ayer Víeitez aseguraba que, siendo algo tan “recente” y aún sin haberle llegado la notificación oficial, debe todavía meditar qué hacer.

Entretanto, con un cabeza visible ya como no adscrito, el PP local inicia su reorganización. Fuentes próximas al partido indican que uno de los escenarios posibles es una gestora, pero todavía se estaría dilucidando quiénes la integrarían y quién la presidiría.

De rebote, el futuro de Meaño implica también el de la Mancomunidade. La expulsión de Viéitez significa la pérdida de un vocal más para el PP en Exposalnés. Pero no hay que olvidar que la designación de los representantes meañeses sigue impugnada en la vía contenciosa.

+ Carlos Viéitez: "Non son ningún tránsfuga. Selo sería vender aos veciños e aceptar outras propostas"

Comentarios