jueves 04.06.2020

RIBADUMIA - La literatura y el arte se alían para vestir al colegio

El colegio de Barrantes tiene su propia capilla sixtina en favor de la literatura. Se trata de un vestíbulo que hace año y medio lucía solo tablones de anuncios y armarios y que ahora han dejado paso a una instalación artística obra del profesor del centro y creador Fernando Viscasillas. 

Copia de Diario de Arousa-9999-99-99-999-9413982b
Copia de Diario de Arousa-9999-99-99-999-9413982b

El colegio de Barrantes tiene su propia capilla sixtina en favor de la literatura. Se trata de un vestíbulo que hace año y medio lucía solo tablones de anuncios y armarios y que ahora han dejado paso a una instalación artística obra del profesor del centro y creador Fernando Viscasillas. 
El proyecto surgió hace meses con la idea entre compañeros docentes de dedicar un pasillo a un mural sobre la biblioteca del centro, en principio, para ilustrar la mascota de la institución. “Con esta idea, muy sencilla, acabé haciendo arte en todo el hall”, explica el profesor, quien recientemente ha donado un cuadro de su autoría al primer museo de España de Arte Contemporáneo (Macew de Tenerife) y tiene en su palmarés, entre otros reconocimientos, un quinto premio de pintura en la Bienal de Florencia.
Finalmente, animado por la directora, Ana Garrido, la obra ocupó todo el espacio disponible y el artista se enfrascó en sus ratos libres en una creación de grandes dimensiones, robando dos meses al trabajo en su propio estudio y con la colaboración en la parte técnica del conserje del centro, Jose Manuel Martínez.

composición
Fotografías, dibujos, pintura,  literatura, libros y pupitres colgados de las paredes y del techo... Todo forma un collage gigante en el que hay referencias a las grandes bibliotecas e instituciones docentes del mundo, como Yale y Oxford, con cuyas sedes también se puso en contacto para dotar de mayor rigor a la creación.

homenaje literario
Los pasillos han dedicado espacio, además, a los grandes de la literatura universal, con referencias a los premios Nobel de Literatura y a autores de renombre, incluyendo fragmentos literarios con tipografía trabajada a mano. “Allí están muchos de mis escritores favoritos, los de la generación perdida, los que vivieron una de las más creativas etapas del siglo XX en París, con Gertrude Stein de centro de todas las tertulias rodeada de los escritores, poetas, artistas más relevantes, Picasso, Matisse, Erik Satie, Francis Scott Fitzgerald, Hemingway, James Joyce, con fotos de la época, dibujos y muchos de sus textos escritos por mí en las paredes”, explica el artista.
La particular galería, bautizada como “My Library”, (mi biblioteca) ha adquirido tal dimensión que el propio autor confiesa que está valorando presentarla a una bienal internacional de arte. Quizás en Francia o en Londres.
Entre tanto, quienes pueden disfrutar de la creación a diario son los alumnos y profesores, los usuarios de la biblioteca. Porque el objetivo último del proyecto es crear un universo visual, de libre interpretación y a la altura de los que solo la lectura es capaz de despertar en cada mente. n

Comentarios