Sanxenxo tiene una media de casi ocho incendios al año y ultima su primer plan de prevención

Imagen de archivo de una brigada antiincendios durante una intervención en la comarca | gonzalo salgado

Sanxenxo contará en 2022 con su primer Plan Municipal de Prevención y Defensa contra los incendios forestales que le permitirá tener una mejor planificación en esta materia con actuaciones sobre todo dirigidas a la gestión de la biomasa en franjas secundarias, es decir, la maleza alrededor de núcleos habitados, casas aisladas, fincas, etc. con la creación de áreas de seguridad, entre otras cuestiones. Y es que el riesgo potencial es alto para el municipio, como concluye el estudio previo realizado sobre la actividad de la última década, que resulta en una media de 7,50 incendios por año.

Estos datos han sido aportados por la Consellería do Medio Rural que, de hecho, tiene declarado al municipio como Zona de Alto Risco (ZAR). De hecho, también es suya la iniciativa de que los concellos gallegos cuenten con su propio plan y ha puesto a su disposición los servicios de la empresa Seaga para elaborarlos donde aún no existan. Para ello deben adherirse al convenio firmado entre Xunta y Fegamp con este propósito y que busca que las localidades cumplan con la legislación autonómica en materia de prevención y defensa contra los incendios.

El plan elaborado por esta firma para Sanxenxo analizó múltiples factores. Entre ellos la actividad incendiaria en cada una de las siete parroquias entre los años 2008 y 2017 y concluye que “el riesgo potencial es alto”, informaron fuentes municipales. Durante este periodo se registró una media de 7,50 incendios por año y 1,43 hectáreas quemadas de un total de 75 fuegos, siendo Vilalonga la más afectada con 24 episodios.

El documento ya está en manos de los técnicos municipales que realizarán sus aportaciones antes de proceder a su aprobación provisional y luego a la definitiva, ya en la Xunta. Este contempla la creación de franjas secundarias, es decir, áreas de seguridad que se separen 50 metros del límite geográfico del núcleo rural, que deben estar libres de maleza y de especies pirófitas (la anterior legislación marcaba 30 metros). “Este é un paso moi importante para poder cumprir coa lexislación vixente, podendo controlar moito mellor os límites das parcelas, de maneira ordenada e eficaz”, explica el edil de Medio Ambiente, Juan Deza.

Además de esta franja perimetral de los suelos urbanos, de núcleo rural y urbanizable, se gestionará la biomasa alrededor de las edificaciones destinadas a las personas, viviendas aisladas, urbanizaciones, depósitos de basura, campings, gasolineras y parques industriales situados a menos de 400 metros de monte. También alrededor de edificaciones aisladas destinadas a las personas en suelo rústico a más de 400 metros del monte.

Esta iniciativa autonómica que ahora llega a la localidad de Sanxenxo se viene desarrollando desde 2019, cuando se firmó el primer convenio, pero se empezó con los concellos de mayor riesgo. El objetivo es establecer colaboraciones entre las diferentes administraciones en materia de prevención mediante el uso de medios municipales y también a través de programas de ayudas autonómicas. 

Sanxenxo tiene una media de casi ocho incendios al año y ultima su primer plan de prevención

Te puede interesar