viernes 13.12.2019

Suspenden el juicio del desfalco en el pósito meco por falta de jurado

La vista se retomará el próximo lunes cuando está previsto preseleccionar al miembro que falta
AUDIENCIA PROVINCIAL DE PONTEVEDRA JUZGADOS
AUDIENCIA PROVINCIAL DE PONTEVEDRA JUZGADOS

Nuevo retraso en el juicio contra el excontable de la Cofradía de Pescadores San Martiño de O Grove Fabricio F.A. por malversación de caudales públicos. La sección segunda de la Audiencia Provincial de Pontevedra suspendió la vista al no poder configurarse el jurado. Para el inicio de la sesión habían sido citadas veinte personas pero solo comparecieron 19, por lo que el juicio, procedente del Juzgado de Instrucción Número 1 de Cambados, quedó aplazado para la próxima semana. El lunes se retomará la elección de un miembro del posible jurado ya que los 19 restantes ya han sido preseleccionados ayer. El jurado lo conformará un grupo de nueve personas y dos suplentes.

La Ley Orgánica del Tribunal del Jurado establece que para conformar un tribunal popular se les notifica a 36 personas que previamente han sido designadas por sorteo para que el día en el que se señala el juicio comparezcan, al menos, 20 que superen el trámite, de las cuales se eligen a nueve como titulares y a dos como suplentes, para que conformen el jurado.

La Fiscalía solicita seis años de prisión y 15 años de inhabilitación para Fabricio F.A., el excontable de la Cofradía de Pescadores San Martiño de O Grove, acusado de apropiarse de 505.000 euros del pósito.

La cofradía, el propio Ministerio Fiscal y la aseguradora Allianz S.A. también señalan como responsables civiles subsidiarios a las dos entidades bancarias Banco Santander y Caixabank, de las que sacó el dinero perteneciente al colectivo.

El escrito de acusación de la Fiscalía sostiene que el acusado “obrando con ánimo de ilícito enriquecimiento, faltando al deber de lealtad para con la cofradía de la que era empleado y aprovechando la circunstancia de tener acceso a las cajas y cuentas bancarias, concibió el plan de ir haciendo suyas paulatinamente diversas cantidades de euros durante los años 2009 y 2010, logrando incorporar a su patrimonio un total de 505.515,83 euros”.

El acusado en el momento de cometerse los hechos estaba aquejado del trastorno del control de impulsos conocido como ludopatía, teniendo intactas sus capacidades intelectivas o de entender, si bien tenía limitadas sus capacidades de actuar conforme a dicha comprensión, es decir, volitivas o de querer, exclusivamente en lo referente a los juegos de azar. Al saberse descubierto el acusado pidió una baja por depresión y antes de que se iniciara contra él un procedimiento judicial por estos hechos confesó ante el Juzgado de Instrucción número 1 de Cambados.

Comentarios