Domingo 21.04.2019

Vilanova recibe fondos para adquirir bajos decomisados a los Charlines

Vicepresidencia asume el 80 % de los 110.000 euros que permiten la compra, para usarlos de archivo y como nave

El vicepresidente de la Xunta y el alcalde visitaron ayer los inmuebles | gonzalo salgado
El vicepresidente de la Xunta y el alcalde visitaron ayer los inmuebles | gonzalo salgado

El Concello de Vilanova recibirá fondos de Vicepresidencia y Consellería de Presidencia de la Xunta de Galicia para adquirir al Estado dos bajos que en su día fueron decomisados a los Charlines. Ubicados en la zona de As Sinas, en su extremo más próximo al casco urbano, serán utilizados por el Ayuntamiento como archivo municipal y como nave para guardar maquinaria pesada, fundamentalmente de limpieza de playas y de construcción de los futuros tramos del paseo marítimo de la zona. 

La administración local, además, estudiará varias propuestas vecinales que ya hay sobre la mesa para posibles usos sociales de parte de las nuevas dependencias, tal y como anunció ayer el alcalde, Gonzalo Durán, durante una visita a los bajos, junto al vicepresidente autonómico, Alfonso Rueda. 

Financiación y compra
Se trata de dos bajos, de 700 y 200 metros cuadrados, adquiridos por un total de 110.000 euros. La administración gallega aportará el 80 % del coste y el Concello el 20 % restante. 

El regidor espera poder formalizar la compra en “un mes, mes y medio”. Se adquirirán a Hacienda, por lo que los fondos públicos redundarán, igualmente, en una administración. Una “operación redonda”, en palabras de ambos dirigentes, ya que el importe sería “inferior” al que este tipo de dependencias tienen actualmente en el mercado. 

Archivo y nueva plaza
Además de guarecer la maquinaria pesada, uno de los usos ya proyectados es el de servir de dependencias para el archivo municipal. Actualmente este fondo documental se ubica en la planta alta de la plaza de abastos, cuyo peso además ha causado algún daño a la estructura del inmueble, lastrando igualmente la posibilidad de ampliación de puestos y dificultando una reforma. Liberada dicha planta, algo que podría acontecer hacia finales del verano, según Durán, se podrá afrontar después el esperado proyecto para el edificio de abastos. 

Para ello, en todo caso, habría que buscar fondos en otra administración, por lo que el regidor ya anunció que estudiarían su solicitud ante la Consellería de Industria. 

Rueda alabó el proyecto del Concelo para los bajos y destacó la “carga simbólica” de dichos bienes, “sacados de mans de narcotraficantes e postos en mans do veciños”. Por ello, insistió en que os “recursos públicos, están moi ben invertidos” en esta compra.

Comentarios