martes 24/11/20

El Supremo ve “falsa y frívola” la demanda de paternidad contra el rey Juan Carlos

El Tribunal Supremo rechazó por mayoría de siete votos contra tres la demanda de paternidad interpuesta contra el rey Juan Carlos por la ciudadana belga Ingrid Sartiau y archivó las actuaciones al estimar que “es lisa y llanamente falsa, frívola y torticera” y al incurrir en contradicciones.

El tribunal da por cerrado el caso contra el monarca	zipi
El tribunal da por cerrado el caso contra el monarca zipi

El Tribunal Supremo rechazó por mayoría de siete votos contra tres la demanda de paternidad interpuesta contra el rey Juan Carlos por la ciudadana belga Ingrid Sartiau y archivó las actuaciones al estimar que “es lisa y llanamente falsa, frívola y torticera” y al incurrir en contradicciones.

Así lo explica el auto de la Sala de lo Civil del alto tribunal, cuya decisión se conoció el pasado mes de marzo, que estima el recurso del Rey Juan Carlos contra la admisión a trámite de la demanda que el Supremo había decidido el 14 de enero.

El auto rechaza el recurso presentado por Sartiau, que consideró que no se le dio respuesta a la petición de prueba de ADN que solicitaba.

De esta forma, el Pleno de la Sala deja sin efecto el auto de admisión a trámite de la demanda con lo que se cierra el caso, una decisión apoyada por siete magistrados y a la que se opusieron tres, mientras que otros dos no participaron en la reunión para resolver el asunto el pasado 11 de marzo al estar enfermos.

Para el Supremo “la demanda carece por completo de verosimilitud o seriedad e incumple las exigencias de la Ley de Enjuiciamiento Civil”. Añade que se han puesto de manifiesto contradicciones que “no permiten continuar el curso procesal de una demanda basada en el relato de un acta notarial que no parece perseguir otra finalidad que obtener el ADN del demandado”.

Agrega que “la práctica de la prueba biológica para obtener la evidencia de la paternidad no guarda adecuada proporción con la intromisión que conlleva en la intimidad y la integridad física o moral del afectado puesto que no existen indicios serios de la conducta que se le atribuye ni resulta necesaria para esclarecer una paternidad posible, no meramente inventada”. Considera que a demandante ha dado “versiones excluyentes”.

Comentarios