La Diputación de Pontevedra renueva su apoyo a la Romaría Vikinga, que ayer bailó con las Tanxugueiras

Tanxugueiras actuó ayer en Catoira en el marco de la Romaría Vikinga | g. salgado

La Diputación de Pontevedra renovó su convenio de colaboración con el Concello de Catoira para la promoción de la Romaría Vikinga, fiesta declarada de interés turístico internacional, y que recibirá ocho mil euros de la institución provincial.


Además, la Diputación también estuvo presente ayer en la fiesta con el programa Musical, que contó con la actuación de Tanxugueiras.


La Romaría Vikinga vive mañana su día grande en las inmediaciones de las Torres do Oeste con la recreación del desembarco vikingo, que atrae cada año a miles de personas.


Más de 120 guerreros a bordo de drakkars remontarán el río Ulla al grito de “Ursula”, que rememoran los ataques a Catoira peretrados por los normandos entre los siglos IX y XI.


El programa de actividades previo y posterior al desembarco es muy variado y supone también un atractivo para el público, como las representaciones teatrales. En la edición de este año se homenajeará a Manolón, un distinguido vikingo, cuya estampa y apuesta por el desembarco quedará en el recuerdo de los catoirenses.


Por otra parte, la sala Celso Emilio Ferreiro de Catoira acogió ayer el acto de presentación del libro “Emil, el rival”, del boirense Emilio Vázquez. El autor estuvo acompañado por el alcalde, Alberto García, y el expresidente de la Diputación de A Coruña y exalcalde de Ribeira, José Luis Torres Colomer.


“Emil, el rival” es la primera entrega de una saga vikinga que irá viendo la luz a lo largo del tiempo. Este primer volumen narra las aventuras de este legendario líder normando de origen gaélico desde que era un niño de ocho años. A esa edad fue apresado como esclavo por los feroces guerreros del norte en los poblados contiguos al río Volia (Ulla), después de ser saqueados brutalmente y pasados por el filo del acero a la mayoría de sus habitantes.


Este crío, una vez en tierras escandinavas, debido a una serie de acontecimientos, es adoptado por Jarl (un noble) de la región y acaba convirtiéndose, con el paso del tiempo, en Emil, el rival; un vikingo de ojos marrones y oscura y rizada cabellera.

La Diputación de Pontevedra renueva su apoyo a la Romaría Vikinga, que ayer bailó con las Tanxugueiras

Te puede interesar