sábado 26/9/20

Agosto destruye 142 empleos en Arousa y demuestra la precariedad del sector turístico

Por primera vez en los últimos catorce años el paro sube durante el tercer mes del verano en la comarca de O Salnés
TERRAZAS VILAGARCIA BALDOSA
TERRAZAS VILAGARCIA BALDOSA

Por primera vez al menos en los últimos catorce años el paro subió en la comarca turística por excelencia en Galicia. O Salnés destruyó 76 empleos durante el mes pasado, a los que se suman los 27 de la comarca de Ulla Umia y los 59 de O Barbanza. Un total de 142 vecinos de los municipios arousanos inscritos en las listas del Sepe, a la busca de una nueva oportunidad laboral.


Los datos no hacen más que demostrar la precariedad de un sector, el servicios, que ha sustentado el crecimiento económico de la zona en las últimas décadas. Un empleo ligado a la estacionalidad y condicionado por variables como el sol y el calor que durante este verano han sido menos intensos en la costa arousana.


Solo O Grove, de entre los municipios salinienses turísticos, se salva de las malas cifras, al lograr crear 23 nuevos puestos de trabajo. Sin embargo, Sanxenxo perdió 35, Vilagarcía 25 y Cambados 47. En cuanto al resto de municipios de la comarca, solo A Illa, con 4 nuevos empleos, y Ribadumia, con 14, ofrecen un saldo positivo, mientras que Meaño tiene tres nuevos parados, Meis cinco y Vilanova dos.


En la comarca de Ulla Umia crearon empleo Caldas, con catorce nuevos contratos, y Cuntis, con cinco, pero no logran contrarrestar la pérdida en los demás concellos. Moraña encabeza el ranking negativo, con 19 nuevos parados, seguido por Catoira, con seis y Valga, con uno. El resto de municipios se mantienen igual que el mes anterior.


La situación no mejora en la zona norte. Boiro pierde 74 empleos y Rianxo 16, arrojando un saldo en O Barbanza de 59 nuevos inscritos en el Sepe que no logran equilibrar los veinte empleos generados en Ribeira ni los once de A Pobra.

Comparativa interanual
Es el peor agosto del siglo XXI en Arousa que registra el Instituto Galego de Estatística, con datos solo hasta 2005. En ese año, la comarca de O Salnés generó 561 nuevos empleos y el saldo positivo se mantuvo durante todos los años hasta 2018, incluyendo los peores tiempos de la crisis económica. Por ejemplo, en 2012 y 2013 la creación de empleo en agosto rondó los 200 y los 300 nuevos puestos. En cualquier caso, las variables cifras de la comparativa interanual, que va desde los 60 empleos creados en 2009 a los 434 de hace dos años, muestra la inconsistencia de un modelo al que se ha plegado la economía saliniense. No es una excepción, en todo caso, en el conjunto autonómico, que destruye 2.899 puestos de trabajo, ni en el estatal

Industria y servicios
En cuanto al desglose por sectores, los datos que ofrece la Consellería de Emprego muestra un comportamiento distinto en la zona norte y en la sur de la Ría de Arousa. Mientras en la comarca de O Barbanza es la industria la que destruye un mayor número de empleos, en o Salnés es claramente el sector servicios el que registra datos más negativos.


Boiro desequilibra la balanza al norte al perder 53 puestos de trabajo en la industria, una situación que se repite periódicamente debido al cierre de fábricas por vacaciones de verano y que influye en los contratos discontinuos.

Es en O Salnés donde la destrucción está claramente ligada al sector servicios, comercio y sobre todo hostelería, vinculada a la llegada de visitantes. Fue Vilagarcía la que destruyó más empleos vinculados al sector terciario durante el mes pasado, un total de medio centenar. En términos globales, O Salnés perdió 98 puestos ligados al turismo.

Comentarios