Cambio de planes: La subida de tipos acelera la reforma fiscal

Los tipos de interés subirán a partir de septiembre, según anunció la propia presidenta del BCE | Cedida por Inter Asesoría

A pesar de las pesimistas previsiones económicas, la recaudación fiscal sigue creciendo en comparativa con los mismos meses del año pasado, debido principalmente a tres fenómenos: la subida de salarios y pensiones (aumento de retenciones de IRPF), así como la inflación (el aumento de precios conlleva una mayor recaudación en IVA). Ambos impuestos, IVA e IRPF, han supuesto un importante repunte en lo que va de año, cuya tendencia es ir en aumento.


De hecho, en el relato que España ha plasmado en la documentación oficial enviada a Bruselas, se da por hecho que la inercia de la economía se encargará de equilibrar sus cuentas, aspirando el Gobierno a no verse en la obligación de llevar a cabo ninguna medida adicional de ajuste fiscal y tener barra libre de gasto hasta el 2024, debido a la prórroga concedida por la Comisión Europea de la suspensión de las reglas de déficit y deuda un año más. Pese a ello, según Bruselas, España presenta un excesivo nivel de deuda, tanto público como privado, junto a la muy elevada tasa de desempleo, que aunque reconoce que ha mejorado, ha dejado en evidencia la alta tasa de paro juvenil, en donde España ocupa la posición más negativa de los 27 países. Según estima la Comisión Europea, formamos parte del grupo de países en vigilancia, que continúan presentando desequilibrios estructurales importantes (los últimos datos oficiales reflejan la deuda por encima del 118% del PIB), situando a España entre las nueve economías europeas en situación de riesgo alto. Esto puede desembocar, en que el mercado con sus inversores pierdan la confianza en la deuda española y de nuevo empecemos a tener que estar pendientes de la prima de riesgo como ocurrió en el 2012, además ahora que pronto vamos a perder nuestro principal comprador de deuda , el Banco Central Europeo, tal y como anunció la propia Christine Lagarde.


El Banco de España, lleva meses advirtiendo al Gobierno la necesidad de formular un plan de consolidación fiscal para los próximos años, con la intención de ganar credibilidad, planteando un equilibrio y control de nuestras cuentas reduciendo la deuda pública. Pues bien, en el informe sobre España publicado por la Comitiva Europea hace unos días, en sus recomendaciones clama la urgencia de que esto se lleve a cabo mediante una reforma del sistema fiscal, alineándose con los parámetros europeos. El Gobierno preveía que esta amplia reforma fiscal entrase en vigor en el primer trimestre del 2023, con una larga lista de subidas en: impuesto sobre Patrimonio, impuesto sobre hidrocarburos, impuesto de matriculación, impuesto de circulación, impuesto de transporte aéreo, peajes, fiscalidad verde (plásticos, gases, vertederos…), Impuesto de Sucesiones y Donaciones, así como nuevos impuestos medioambientales y economía digital.


Los tipos de interés subirán a partir de septiembre, según anunció la propia presidenta del BCE, este aumento en el coste del dinero, nos pone en una situación delicada debido a nuestra elevada cifra en deuda pública, consecuentemente se va a encarecer dicha deuda, ya que nos situará en pago de intereses en torno a los 40.000 millones de euros, frente a los 25.000 millones en los que llevamos situados durante años. Por esta razón los expertos, piden de forma decisiva que antes de que el BCE encarezca el precio del dinero (septiembre) y acabe con los tipos negativos (julio), el Gobierno presente un plan de ajuste fiscal.


Si bien es cierto, que en la trayectoria económica de España, los ciclos económicos entre crisis suelen ser de quince años, la última fechada en el 2008, por lo tanto cumpliríamos ese ciclo en 2023 ¿será ese un año de florecimiento y esplendor o un año en el que volveremos a estar pendientes de la prima de riesgo?.


*Noelia Puceiro es la directora de INTER Asesoría

Cambio de planes: La subida de tipos acelera la reforma fiscal

Te puede interesar