domingo 20/9/20

El fuerte temporal de viento destroza las cristaleras de las pistas de pádel en Vilagarcía

El fuerte temporal registrado durante estos días dejó un reguero de incidencias en distintos puntos de la comarca arousana.

Las fuertes rachas de viento arrancaron de cuajo las cristaleras de las pistas de pádel
Las fuertes rachas de viento arrancaron de cuajo las cristaleras de las pistas de pádel

El fuerte temporal registrado durante estos días dejó un reguero de incidencias en distintos puntos de la comarca arousana.
En Vilagarcía las rachas de viento que superaron en distintas ocasiones los 100 kilómetros por hora destrozaron las cristaleras de las pistas de pádel ubicadas en el entorno portuario, propiedad de Condesa Sport, tumbaron varias vallas de las obras del Puerto y arrancaron árboles en distintos puntos de la ciudad. Cabe recordar que las obras del complejo deportivo estaban ya casi finalizadas y que la idea que se manejaba desde la gerencia era la apertura a principios de año, tras iniciar las obras a finales del mes de septiembre. Los destrozos de este temporal podrían frenar la inauguración de estas pistas más de lo previsto incialmente.
Fue, sin duda, el fuerte viento el que produjo mayores daños con desprendimientos de fachada en las Torres de Novagalicia Banco, destrozos en farolas y en postes telefónicos y que obligó a los servicios de emergencias a emplearse a fondo. También se registraron desplazamientos de contenedores en la Avenida de Vilanova, Valantín Viqueira y Rosalía de Castro.
Las rachas de viento dejaron a la intemperie el cableado eléctrico del parque de Miguel Hernández, derribó una farola en la Avenida da Mariña y dejó un poste telefónico a punto de caer en A Lagoa. A pesar de la virulencia del temporal y de las fuertes precipitaciones no hubo que lamentar importantes destrozos materiales ni tampoco inundaciones. De hecho, ni los Bomberos de Vilagarcía ni los de Protección Civil tuvieron que actuar durante estos dos días de temporal.
En Cambados, los principales incidentes se registraron en la noche del lunes al martes con retirada de árboles y de contenedores en Castrelo, Tragove, Oubiña y Vilariño. Protección Civil retiró varios letreros luminosos de negocios arrancados por el viento y limpió las arquetas en  distintos lugares para evitar bolsas de agua. También en Ribadumia, el viento obligó a actuar a los servicios de emergencias por la caída de árboles en distintas parroquias, el movimiento de contenedores y la caída de tejas y aleros en tejados. Una actuación similar a los miembros de Protección Civil de Vilanova.
En O Grove, las fuertes precipitaciones del temporal obligó a cortar al tráfico la carretera Terra do Porto para proceder a la limpieza y para desatascar el alcantarillado.
Los desprendimientos de la fachada de un edificio con losetas en la calle Barqueiras también obligó a cortar la calle y señalizar la incidencia a los peatones y condcutores con vallas que impedían acceder a la zona. Tarea que llevó varias horas a los miembros de emergencias. Los fuertes vientos también pasaron factura a los postes del tendido telefónico en San Vicente y también al tendido eléctrico en la bajada a la playa de los franceses sobre el que cayó un árbol.
Las previsiones del temporal no cogió por sorpresa a los servicios de emergencias que durante estos dos días han redoblado esfuerzos, pero también personal para dar respuesta a todas las incidencias registradas en distintos puntos de la comarca arousana con la mayor rapidez posible.
Y es que los servicios de emergencias se emplearon a fondo para evitar que daños materiales pudiesen acabar en personales.
En el centro de Vilagarcía la caída de un árbol en Doutor Tourón puso en jaque en la mañana del 23 a Protección Civil que en poco tiempo dejó libre la vía para la circulación del tráfico rodado, pero la aparatosidad de la caída alertó a varios vecinos de la zona.
A pesar de que las previsiones apuntan a que el temporal remitirá en las próximas horas, desde los servicios de emergencias apuntan que se deben evitar los desplazamientos por carretera en los momentos en los que el temporal y las precipitaciones arrecian con más fuerza para evitar posibles accidentes.

en el mar
Pero si en tierra el temporal dejó su estela, en el mar su incidencia fue todavía mayor. En la zona de O Grove, una batea a la deriva obligaba a actuar a Salvamento Marítimo para evitar posibles accidentes y los hundimientos de chalanas en distintos puertos arousanos fue el pan de cada día de estos días. La costa gallega seguirá este jueves en alerta, que desciende a nivel naranja, ante la previsión de que haya olas de entre seis y ocho metros de altura en todo el litoral.
De acuerdo con el boletín de adversos meteorológicos de Meteogalicia, la alerta roja de este miércoles pasará a nivel naranja desde las 00.00 horas del jueves y se mantendrá hasta las 18.00 horas. A partir de ese momento pasará a nivel amarillo, con la previsión de que las olas tengan una altura de entre cuatro y cinco metros. Además, se activará el nivel amarillo en la costa de A Coruña y en la Mariña lucense desde las 18.00 horas por viento en el mar, que alcanzará una intensidad de fuerza 7, con intervalos de fuerza 8 hacia las últimas horas del día en la costa coruñesa.
Está previsto que durante la jornada de hoy la flota continúe amarrada a pesar de que el periodo navideño es clave en la facturación del sector del mar. Pocos o más bien ninguno se atrverá hoy a coger la chalana y hacerse a la mar porque las previsiones no dan tregua.

Comentarios