domingo 08.12.2019

Gallego deja la presidencia de Cruz Roja tras siete años y con un 48 por ciento más de socios

Alfonso González Gallego dejó hace unos días la presidencia de Cruz Roja, tras asumir un primer plano como líder del Partido Popular en Vilagarcía.

Alfonso Gallego hizo un balance de su etapa al frente de Cruz Roja de O Salnés | mercedes rolán
Alfonso Gallego hizo un balance de su etapa al frente de Cruz Roja de O Salnés | mercedes rolán

Alfonso González Gallego dejó hace unos días la presidencia de Cruz Roja, tras asumir un primer plano como líder del Partido Popular en Vilagarcía. “Ya cuando fue el Congreso del PP hablé con la presidencia provincial” de la entidad, explica Gallego. Por entonces, se decidió esperar y ahora considera que ya es el momento de poner punto y aparte a una etapa de siete años.

Gallego asumió la presidencia de Cruz Roja en una etapa más que complicada. La crisis económica azotaba la comarca y, en concreto, el municipio de Vilagarcía, y las entidades asumían una carga de trabajo cada vez mayor.
“Fueron unos años de muchísima actividad, en los que tuve mucho trabajo, ya que había que actuar con inmediatez para atender a las familias por parte de las ONGs, eso sí, muy bien coordinadas desde el Concello”, explica Gallego.
La diferencia entre ambas partes de la ecuación, administración y entidades, es que “nosotros somos menos rígidos y tenemos el valor de la rapidez”.

Apegado a su equipo
Para ello, es imprescindible, y así lo destaca Gallego, la labor que se hace desde el voluntariado. Son un total de 69 las personas que forman parte la red de voluntarios de Cruz Roja, que cuenta además con un equipo de profesionales.
“El voluntariado tiene un valor incalculable, digno de elogio y admiración. Son los que sacan las castañas del fuego. También hay que destacar la labor de las trabajadoras sociales de Cruz Roja. Es un equipo inmejorable”, asegura González Gallego, que reconoce que “echaré de menos” a las personas que forman parte de la entidad y con las que lleva siete años trabajando codo con codo.
Seguirá haciéndolo aunque ya no desde el primer plano. Deja la presidencia pero continuará como colaborador y “un voluntario más”, como ya era antes de asumir el cargo, en 2011.

“Trabajar para ayudar a la gente es algo enriquecedor. Recomiendo a todo el mundo que pueda que lo haga”, apunta Gallego. A lo largo de estos siete años, descubrió el verdadero trabajo que se esconde tras la sede de la Praza da Constitución. “Desde fuera la imagen que tenía era la de las ambulancias, después descubrí programas como el de teleasistencia a las personas mayores, o los programas de apoyo a inmigrantes y familias de acogida”. Son actuaciones que se llevan a cabo desde Cruz Roja, que solo en Vilagarcía atiende a cientos de personas cada año.

La etapa que cierra ahora Gallego le sirvió también para conocer de cerca la generosidad de los donantes. Uno de ellos es Ramiro Carregal, gran colaborador de Cruz Roja, de quien se lleva un grato recuerdo. “Fue súper gratificante conocerlo y ver su lado generoso con las ONG que trabajan en Vilagarcía”, explica el ya expresidente de la entidad.


Alfonso Gallego cierra esta etapa tras un trabajo intenso durante los peores años de la crisis económica. Lo hace con un mensaje positivo y de ánimo a todos aquellos que se planteen colaborar con una entidad social. En Cruz Roja los esperan.

Comentarios