miércoles 28/10/20

La lonjas arousanas recuperan el pulso y facturan 59,4 millones hasta noviembre

Las lonjas arousanas han logrado recuperar el pulso y todo apunta a que cerraran el año en cifras positivas, pese al mal comienzo del año. En los once primeros meses del año.

Mariscadores seleccionando almeja y berberecho en la lonja de Carril	e. moldes
Mariscadores seleccionando almeja y berberecho en la lonja de Carril e. moldes

Las lonjas arousanas han logrado recuperar el pulso y todo apunta a que cerraran el año en cifras positivas, pese al mal comienzo del año. En los once primeros meses del año, las rulas facturaron 59.412.207 euros frente a los 57.045.473 euros del mismo periodo de 2013, según datos recogidos del portal Pescadegalicia.com.  Además, de que han pasado más kilos de producto por estas rulas, casi dos millones, la clave se encuentra en el incremento de los precios medios del recurso que en algunas lonjas se incrementó hasta tres euros como es el caso de Aguiño.
La lonja que más facturó en los primeros once meses fue Riveira con 31.862.299 euros que ha logrado mejorar los números de principios de año. Sin embargo han sido A Illa y Vilanova las que más han incrementado sus números respecto al mismo perido del año anterior. La rula isleña pasó de 3,6 a 4,8 millones y la vilanovesa de 1,3 a 2,2 millones. También Cambados presenta unas buenas cifras al pasar de 4,5 a 5,4 millones. O Grove también ha logrado superar los datos del ejercicio pasado con casi un millón de euros más de facturación. También A Pobra ha mejorado los datos respecto a los once primeros meses de 2013 al pasar de 840.447 a 1.207.099 euros.
Los peores datos los registra Carril y Rianxo que llevan encadenando desde principios de año una importante caída en la facturación. La rula carrilexa acumula ya un descenso de casi dos millones de euros y la rianxeira de casi 600.000 euros. Vilaxoán reduce ligeramente su facturación en apenas 27.000 euros.
Por otro lado, las cofradías cierran también el año con una gran preocupación por el nuevo etiquetado ya en vigor para los bivalvos en el que se elimina la zona Atlántico Nordeste y se cambia por Aguas Portuguesas. Una denominación que para muchos productores supondrá una mayor confusión al comprador y restará protagonismo al marisco gallego. En las etiquetas se debe indicar la zona de captura de los bivalvos informando sobre la zona FAO y la subzona correspondiente. Y las Rías Baixas están englobadas en la misma división administrativa que toda la fachada marítima portuguesa.
Aunque como la denominación no será obligatoria especificarla en la etiqueta, muchos depuradores optarán por no ponerla para evitar posibles confusiones.
Los productores y los patrones arousanos ven esta normativa una clara amenaza a sus productos bivalvos que se suma a la que en breve entrará en vigor también para el mejillón en conserva. Cabe recordar que será el 1 de enero cuando entre en vigor el nuevo etiquetado de las conservas donde no se tendrá que especificar la procedencia del molusco.

Comentarios