sábado 11.07.2020

El PP acusa al alcalde de “afán recaudatorio” con el nuevo marco sancionador de tráfico

El PP acusó ayer al regidor municipal, Alberto Varela, de actuar con “afán recaudatorio” en el establecimiento de nuevos tipos, calificaciones y cuantías de las infracciones en materia de tráfico. Del mismo modo, el equipo de Tomás Fole, considera que lo “decidió a escondidas”, ya que asegura que lo ha hecho sin consenso y que el único anuncio público sobre estos cambios es la propia resolución de Alcaldía con que se aprueban, que salió publicada en el BOP el pasado día 2. 
 

El portavoz del PP, Tomás Fole	gonzalo salgado
El portavoz del PP, Tomás Fole gonzalo salgado

El PP acusó ayer al regidor municipal, Alberto Varela, de actuar con “afán recaudatorio” en el establecimiento de nuevos tipos, calificaciones y cuantías de las infracciones en materia de tráfico. Del mismo modo, el equipo de Tomás Fole, considera que lo “decidió a escondidas”, ya que asegura que lo ha hecho sin consenso y que el único anuncio público sobre estos cambios es la propia resolución de Alcaldía con que se aprueban, que salió publicada en el BOP el pasado día 2. 
A este respecto, los populares señalaron cuestiones como el anuncio realizado hace unos días de establecer la zona 30 en O Piñeiriño pues considera que “disfraza de seguridad” el motivo real, que aseguró es “la recaudación”. Y es que el “régimen sancionador castiga con 100 euros y falta grave ‘circular a unha velocidade entre 31 e 50 quilómetros por hora estando limitado a 30”, relató. 
Con todo, explicaron que una de las medidas que “más ha sorprendido a los expertos en materia de seguridad vial consultados” es que el no detenerse ante una señal de ceda al paso puede conllevar una multa preventiva, es decir, que se deja en manos del agente sancionador, “algo que no se recoge en los códigos de circulación de mayor rango”, y porque además, esta señal “no obliga en principio a tener que detener el vehículo, salvo que las condiciones del tráfico así lo demanden”. Así, expresaron sus dudas sobre estas multas, que pueden suponer 200 euros y están calificadas como graves. 
El grupo de Tomás Fole tampoco está de acuerdo en que quede a juicio de los agentes “sanciones tan subjetivas”  como conducir sin mantener la atención permanente en la conducción (60 euros), reducir considerablemente la velocidad, no habiendo peligro y sin advertirlo previamente al resto de turismos  (200 euros) o circular marcha atrás pudiendo evitarlo con otra maniobra (200 euros), como aseguran indica textualmente esa resolución de Alcaldía. 
Todo esto le parece producto de un “afán recaudatorio sangrante” e incluye el caso del “foto-vermello” que el gobierno de Varela ha decidido mantener, aunque lo criticó cuando lo estableció el gobierno de su partido y el PSOE estaba en la oposición.  “O bien es para mantener la seguridad de la vía y reducir la siniestralidad o bien es un claro afán recaudatorio. Que lo decidan”, añadió, porque “no puede ser que el PP lo haga como algo negativo y el PSOE, con la misma medida, para la mejora de la conducción”. 
En su opinión, es la “enésima contradicción” del alcalde, de un “gobierno de Dr. Jekyll y Mr. Hyde”, porque el “año pasado daba barra libre para que todo el mundo pudiese hacer y deshacer” y ahora “se convierte en un censor implacable”. A este respecto señaló el caso de las terrazas, porque “ahora quiere multar a los hosteleros”, y a los usuarios del parking de Vista Alegre, “ahora quiere penalizarlos” cuando, aseguró. “Animó a los hosteleros a no cumplir con la ordenanza, asegurando que no tendría repercusión”, añadió. 
El PP también considera que, en el caso de las multas, “esta vez la medida no cuenta ni con el apoyo de su equipo y el único consenso es el que haya alcanzado con su propio ego y con sus caprichos”. De hecho, cree que Varela “confía” en que pasase “inadvertido”.

Comentarios