viernes 10.07.2020

Ravella estudia mover puestos del mercadillo al Parque da Xunqueira

El Concello mantuvo una reunión con los vendedores críticos con la nueva organización y planteó dos alternativas
Vendedores críticos con la nueva organización se reunieron con edilas del gobierno | GONZALO SALGADO
Vendedores críticos con la nueva organización se reunieron con edilas del gobierno | GONZALO SALGADO

Dos son las alternativas que el gobierno local de Vilagarcía tiene sobre la mesa para apagar el cabreo de algunos de los vendedores ambulantes del mercadillo, sobre todo aquellos que están en la calle Alexandre Bóveda (pegada a la Praza de Abastos). El ejecutivo socialista se reunía con los ambulantes ayer para exponerles que se están estudiando dos posibilidades para llegar a un punto de encuentro que contente a todos. La primera es la de reubicar a los puestos de Alexandre Bóveda al entorno del parque de A Xunqueira. La segunda, menos rupturista, sería la de cortar la circulación en ese vial durante el tiempo que dure la carga y descarga y montaje de los puestos. Es decir, a primera y última hora de los martes y los sábados.

Y es que el malestar de los vendedores ubicados en este vial era palpable el sábado (en el día de la reapertura) y también ayer. Ninguno de ellos montó su puesto. En su lugar estaban las furgonetas paradas y aparcadas a modo de protesta. Entienden, como así lo han expresado, que el modelo pensado por el Concello es inseguro y peligroso tanto para los vendedores como para la clientela que acude a hacer sus compras a esta zona.

Tras el encuentro de ayer el Concello ha quedado ahora en estudiar detenidamente las posibilidades de cada una de las alternativas que se han puesto sobre la mesa. Desde Ravella inciden en que es necesario analizar la influencia en el tráfico, asi como las posibilidades de las zonas a utilizar, así como los accesos de entrada y salida de los vehículos para las tareas de montaje y desmontaje.

Serán los técnicos municipales los encargados de evaluar las dos posibilidades y comunicar su resultado en una reunión de nuevo a dos bandas que se celebrará mañana. Por su parte los vendedores quedaron en testar entre los descontentos la opción que más puede convencerles.

Eliminar los puestos en la calle Alexandre Bóveda rompería con la tradición de un mercadillo pegado desde siempre a la Praza de Abastos que, los martes y los sábados, ve incrementada de modo considerable la clientela. Eso sí, dejar limpia esta calle implica poder permitir libremente la circulación en ambos sentidos y comunicar así las dos partes de la ciudad. El cambio para A Xunqueira dejaría más desmembrado el mercado, con varios puntos de venta. De hecho el gobierno local -que optó por la reorganización con motivo de la crisis sanitaria de la Covid-19- recalcó que situaciones que existían en la zona de O Castro antes de la pandemia no podían volver a repetirse y que era necesaria la convivencia entre el mercado y la hostelería. l

Comentarios