domingo 20/9/20

Aguirre niega que fuese Mata Hari

ESPERANZA Aguirre tiene alma de torero; se va, pero nunca acaba de irse. Es como uno de esos matadores que en plena confesión con Manolo Molés anuncian que se cortan la coleta y una temporada después reaparecen en los carteles y vuelven a confesarse con Molés: “Manolo, no podía estar en la finca quieto, sin hacer nada. El toro es un veneno”. La lideresa siente el veneno de la política y ahí sigue, pasen los años que pasen, incluso ahora que hay quien la involucra en una red de espionaje político pagada con dinero público cuando ella mandaba en Madrid. Por supuesto, lo niega. Mata Hari tampoco lo hubiese admitido. Perdón por la comparación, porque Aguirre poco tiene de Mata Hari. 

Comentarios