sábado 31/10/20

El retorcido anuncio del final del confinamiento

podemos entender que es difícil mantener la presión cuando todo un país está deseando salir a la calle. Y que, de vez en cuando, uno necesita la sensación gratificante de dar buenas noticias. Pero decir como gran anuncio que a partir del día 26 se podrá ir recuperando la “vida normal”, de manera progresiva y muy ordenada, siguiendo las recomendaciones de unos expertos que todavía están pendientes de analizar la evolución de los contagios para aventurar cómo puede ser esa vuelta es como no decir absolutamente nada. Intuimos que a los que ocupan un cargo político en algún momento les dan unas clases de cómo utilizar el lenguaje para que los mensajes estén tan retorcidos que nadie pueda acusarles de mentir cuando lo dicho y lo hecho tengan poco que ver. Hablar de “ir recuperando” y de “flexibilidad de las restricciones”, estando todo en medio de una total incertidumbre es pretender que nos quedemos en la superficie de unas declaraciones que quieren parecer positivas sin serlo. Nadie quiere ser agorero, pero si las perspectivas son estas, mejor no pensar en celebrar el 1 de mayo al aire libre. FOTO: maría jesús montero, anunciadora a medias | efe

El retorcido anuncio del final del confinamiento
Comentarios