Sanxenxo prevé iniciar la urbanización de O Revel este año con 450.000 euros

Momento de un pleno de la Corporación municipal de Sanxenxo en una imagen de archivo | gonzalo salgado
|

El Concello de Sanxenxo prevé iniciar este año la urbanización del ámbito de O Revel con una primera actuación: el enterramiento de una línea de media tensión. Financiará los 1,8 millones de inversión en cuatro años y la primera anualidad será de 450.000 euros. La forma de pago se aprobó en el Pleno extraordinario de ayer con los votos a favor del bipartito y toda la oposición, a excepción de la concejala no adscrita Vanessa Rodríguez.
La sesión fue bronca, con cruces de acusaciones entre los partidos sobre quién hizo más para conseguir que la construcción del nuevo colegio de Vilalonga vaya finalmente a salir adelante. Aún así, BNG, PSOE y el concejal no adscrito Roberto Agís votaron a favor de pagar en cuatro años el proyecto para urbanizar los terrenos, algo urgente porque la Xunta prevé iniciar en 2019 las obras del centro escolar.
Rodríguez se abstuvo argumentando “deficiencias” en las explicaciones ofrecidas por el gobierno local en las reuniones previas al pleno sobre la forma de financiación del plan, al no querer quedar comprometida en una cuestión que luego podría traer consecuencias. Y es que, la cuestión no estaba exenta de dificultad y hasta el secretario intervino para explicar los pormenores, que, indicó, también están incluidos en el expediente trasladado a toda la Corporación.
El gobierno local financiará los primeros 450.000 euros utilizando la previsión de un préstamo de 1,5 millones contemplada en el Presupuesto de 2018 y que se había fijado para, entre otras cuestiones, la cofinanciación de la reforma de Rúa Progreso, cuya cuantía queda igualmente garantizada (finalmente el Concello solo aportará 773.0000 euros de los 2,5 millones). El resto, hasta los 1,8 millones, se incluirán en partidas de los próximos presupuestos municipales o la fórmula que se decida en su momento.
Discusión
El alcalde, Telmo Martín, replicó a la edil que, siendo así, “pois non vote nada” y Rodríguez le reprochó esta contestación en el debate. “Sí, porque tal y como actuáis vosotros, si voto en contra o me abstengo se va a utilizar para decir que estoy en contra del colegio y no es así”, manifestó. Razón no le faltaba pues el regidor, en su última intervención, dijo: “O triste é escoitar aos membros da oposición en contra dun colexio porque por dentro están esperando que non se faga, pero afortunadamente está Telmo Martín ao frente”. “Están molestos porque por fin imos facer o colexio”, llegó a decir.
El BNG, que gobernó en coalición los dos primeros años de este mandato, defendió su gestión en este asunto, asegurando que fueron reiteradas las reclamaciones hechas a la Consellería de Educación, pero “nin caso”. Su concejala Sandra Fernández explicó que le preguntaron “por activa e por pasiva” si era necesario urbanizar los terrenos antes o durante la obra del centro, porque “ata os técnicos do Concello dudaban”, pero “non contestou”.
La concejala de Urbanismo, María Deza, le replicó que “non hai dúbida, é como en calquera outro suelo urbanizable, pódese facer simultáneamente”. También defendió la urgencia de aprobar la plurianualidad de la financiación, ante las críticas de algunos miembros de la oposición que acusaron al gobierno de actuar con “improvisación” en este asunto y tener que convocar un pleno extraordinario para este asunto. A este respecto, también contestó el primer teniente de alcalde, Gonzalo Pita, de SAL, quien recordó que la Xunta no tomó la iniciativa porque los terrenos no se pusieron a su disposición. Esto sucedió el pasado mes de enero.
La concejala socialista, Coral González-Haba, por su parte, manifestó su deseo de que “esto no quede en un compromiso preelectoral” pues expresó su temor a que suceda; al igual que el Bloque. Según su portavoz, David Otero, las prisas del gobierno ponen en “evidencia que todo está levado ao límite do proceso electoral, moi típico do PP”.

Destino del viejo colegio
Por su parte, Agís también preguntó sobre el destino que se le dará al colegio Cruceiro tras el traslado al nuevo y propuso la creación de un albergue para la Ruta Padre Sarmiento. El bipartito no respondió.
El BNG también sacó ayer a colación la ampliación del colegio de Dorrón para la que llegó a haber una partida autonómica para redactar el proyecto. Sin embargo, Martín, ya le avanzó que no se hará. Sí avanzó que el Concello, en un futuro, tiene previsto realizar mejoras en el campo de fútbol de O Revel.
El regidor argumentó que en el centro se están realizando reparaciones y mejoras y calificó de “aberración” construir multitud de colegios en el municipio. Es más, le pidió al Bloque que “se adapte aos novos tempos e deixen de ser tan conservadores”.
Martín insistió ayer en celebrar el compromiso realizado el lunes por el conselleiro de Educación de que el colegio de Vilalonga, por el que la parroquia lleva 14 años esperando, estará listo en el curso 2020/21. Recalcó que, entre la urbanización de toda la zona y esta obra, Xunta y Concello van a invertir más de 6 millones de euros.
El próximo lunes se llevará a pleno ordinario el convenio de colaboración para que Educación financie con 4,5 millones de euros las obras y el Ayuntamiento urbanice los terrenos donde se ubicará. Para poder recepcionar la obra, deberá estar terminado el proyecto, que se aprobará en la próxima Xunta de Goberno Local. l

Sanxenxo prevé iniciar la urbanización de O Revel este año con 450.000 euros