El gobierno defiende las guardias en Axuda no Fogar para evitar perder 1.026 horas anuales y mejorar la coordinación

Diario de Arousa-2019-01-09-015-2e9e542c
|

El gobierno de Sanxenxo salió ayer en defensa del nuevo sistema de guardias en el servicio de Axuda no Fogar. Cuatro días después de que la plantilla se concentrase a las puertas del Concello para exigir su eliminación, el ejecutivo local asegura que el nuevo sistema de guardias localizadas supone evitar la pérdida de 1.026 horas anuales y más de 40 horas semanales. Además, se evita “sobrecargar” de trabajo a la coordinadora. Así, el gobierno explica que el servicio tenía dos turnos de personal, uno de lunes a viernes y otro diferente para los fines de semana e imprevistos. En diciembre de 2015, se decidió unificar ambos turnos para cubrir las necesidades de los siete días de la semana. “Con la unificación, cuando surgía algún imprevisto, no había un personal específico para ello y la coordinadora tenía que llamar de una en una a las auxiliares hasta poder cubrir la incidencia”, apunta. Ante esta situación, el gobierno asegura que “no puede aceptar deficiencias en el servicio, ni tampoco un mal aprovechamiento de los recursos públicos que se prestan con los impuestos de los vecinos”. Por eso creó un sistema de guardias que permite cubrir cualquier imprevisto de una manera ordenada.

En la misma línea, el gobierno señala que con el mismo número de auxiliares, pero con la reestructuración de turnos, atiende a 64 familias en lugar de las 50 que atendía en 2016 y 2017, un 30% más de familias que estaban en lista de espera.

En cuanto a la judicialización del conflicto, el gobierno señala que en el cumplimiento de una sentencia de la magistratura de trabajo, el Concello puso en marcha una mesa de negociación en la que, “inicialmente, las auxiliares querían participar, pero finalmente una tercera persona las hizo cambiar de idea”.

El sistema de guardias, habitual en cualquier servicio sanitario o social, establece para cubrir los imprevistos, turnos de disponibilidad de una manera ordenada y repartida entre todas las auxiliares.

Para el gobierno hay “otras razones” detrás de las protestas. “En 2018, cada auxiliar tenía que estar disponible 18 días que, si lo dividimos por los 11 meses de trabajo, son 1,6 días al mes. ¿Es mucho pedir esta disponibilidad? Es evidente que este no puede ser el problema, por tanto, habrá otras razones detrás de las protestas”, apunta el gobierno.

Así señala que cuando una trabajadora tiene que cubrir alguna hora imprevista, posteriormente se le devuelve el mismo número de horas libres. Sin embargo, si las auxiliares hacen menos horas de las establecidas en su contrato, cobran lo mismo que si las hubieran hecho todas. Además, el ejecutivo local recuerda que en 2018, el gobierno subió un 10% el sueldo a todas las auxiliares de este servicio, “una subida sin precedentes” en esta área.

Para el gobierno las trabajadoras están en su derecho de protestar, pero no entienden que se levanten de la mesa de negociación sin tan siquiera empezar a hablar. “Estamos abiertos al dialogo y dispuestos a llegar al acuerdo que ambas partes consideremos sensato. Lo que no es aceptable es que las auxiliares, por ellas o inducidas por un tercero, se nieguen a hablar sobre medidas que repercuten positivamente en la atención”, apunta.

El gobierno defiende las guardias en Axuda no Fogar para evitar perder 1.026 horas anuales y mejorar la coordinación