Caldas de Reis impone la zona 30 en varias calles urbanas de titularidad municipal

Una de las vías en las que ya está colocada la señalización | cedida
|

El Concello de Caldas está completando la instalación de señales de limitación de velocidad a 30 kilómetros hora en todas las calles urbanas de titularidad municipal. El objetivo de esta iniciativa es el de seguir avanzando “nunha mobilidade urbana máis sostible e máis segura, favorecendo os espazos de convivencia nos que o coche ceda protagonismo ao peón ao tempo que incrementa o respecto ao medio ambiente”, explica fuentes municipales.

Los trabajos de instalación de las nuevas señales están siendo desarrollados por el personal del Servizo Municipal de Obras en coordinación con la Policía Local. Se pondrán en todas las vías y calles urbanas municipales, aunque desde el gobierno que preside el socialista Juan Manuel Rey se espera un plan todavía más ambicioso que implique, en el futuro, a otras administraciones.

Reducir las emisiones
La iniciativa se pone en marcha dentro de las propuestas de calmado de tráfico recogidas en el Plan de Mobilidade Urbana Sostible de Caldas, aprobado en 2019. Un documento estratégico que marca las líneas a seguir para impulsar los cambios necesarios en la movilidad urbana, bajo criterios, explican desde el Concello, de “sustentabilidade”. El PMUS recoge que la reducción de velocidad a 30 kilómetros por hora en las calles de Caldas permite mejorar la convivencia entre los diversos medios de transporte y desplazamiento, ya que las velocidades que alcanzan determinados vehículos están en confrontación con tramos urbanos donde se dan importantes flujos peatonales.

La iniciativa también busca favorecer la reducción del consumo energético y de las emisiones producidas por los vehículos a motor, objetivo que también se incluye en el Pacto de Alcaldes polo Clima e a Enerxía, al que está adherido Caldas.

Caldas de Reis impone la zona 30 en varias calles urbanas de titularidad municipal