El teletrabajo llevado al extremo

Lluís Puig con Puigdemont | aec
|

El Parlament está dispuesto a rizar el rizo de lo absurdo a cuenta de que los secesionistas fugados a Bélgica puedan cobrar un sueldo. De hecho, están maniobrando para que Lluís Puig, numero nueve de JxCAT por Barcelona y Meritxell Serret, número dos de ERC por Lleida, puedan ejercer su puesto a distancia, sin pisar la cámara catalana. Eso si que sería un buen ejemplo de teletrabajo, aunque la duda que asalta es la de saber cómo es posible que un fugado de la Justicia pueda ser candidato en unas elecciones. Lo de que haya alguien que le vote ya es algo para nota.

El teletrabajo llevado al extremo