Ravella pide la ayuda del Eixo para licitar el contrato de la basura, paralizado desde 2015

Estado de los contenedores que se encuentran en Ravella | facebook
|

El Eixo Atlántico acaba de aceptar la propuesta del Concello de Vilagarcía para asesorarlo en la redacción y licitación del contrato del servicio de recogida de residuos y limpieza viaria, que lleva paralizado desde hace dos mandatos.


La Concellería de Servizos solicitó la colaboración de la entidad tanto para el asesoramiento final de los pliegos (técnicos y administrativos), antes de someterlos a Pleno, como para el apoyo en el estudio de las propuestas que se remitan por parte de las empresas que presenten ofertas.


Las labores de Eixoecología, según aparece recogida en el acta de la Xunta de Goberno en la que se da cuenta de la resolución del organismo, se centra en labores de asesoramiento previo a su publicación y actualización de los cálculos económicos, así como en la ayuda en la valoración de las ofertas, sin hacerse responsable de cualquier impugnación por errores formales o de contenido.


El contrato de la basura, el más importante del Concello de Vilagarcía, lleva más de tres años en precario. La última prórroga se aprobó en 2015, con Tomás Fole como alcalde, y por un plazo de tres años. Desde 2018 funciona en precario.


Críticas al servicio

Los socialistas aseguraron que el pliego de la basura era uno de sus objetivos primordiales y, en seis años, son varios los plazos que han ido incumpliendo. El último, en otoño de 2019. El edil de Servizos, Lino Mouriño, hizo hincapié en más de una ocasión sobre la dificultad de los pliegos. Ahora, contarán con al ayuda del Eixo.


Mientras tanto, el servicio de basura acumula diversas críticas ciudadanas y también políticas, tanto en lo referente a la recogida como a la propia limpieza. Los últimos en hacerse eco de este malestar fueron los miembros de Podemos, que advirtieron del mal estado de los contenedores. Y es que, pensada para hace más de una década, la maquinaria se ha quedado obsoleta.

Ravella pide la ayuda del Eixo para licitar el contrato de la basura, paralizado desde 2015