Tendrá que ser en el play-off

Pedro Beda salió en camilla del campo a los 17 minutos tras sufrir una luxación de hombro en una tarde aciaga para los visitantes | db
|

El ascenso del Arosa deberá ser vía play-off. El equipo vilagarciano perdió ayer en Carballo 2-1 ante un Bergantiños que celebró su gesta más de tres décadas después. La derrota vino acompañada además de una pésima noticia para los arlequinados debido a la lesión de Pedro Beda, que sufrió una luxación de clavícula y tuvo que dejar el campo a los veinte minutos de partido. Además Campillo sufrió un percance muscular y Pedro García fue expulsado con roja directa. Aún con todos estos contratiempos el equipo de Rafa Sáez dio la cara y llegará a la última jornada tercero con dos puntos de ventaja sobre el Polvorín, que ayer perdió en casa ante el Arenteiro.


El Arosa compitió bien, se rehizo a las dificultades y durante un tramo de la primera parte y al inicio de la segunda estuvo muy metido en el partido ante un rival nervioso ante la posibilidad de dejar escapar su segundo match ball. En Carballo estaba todo preparado para la fiesta: camisetas, hormigoneras, fuegos artificiales e incluso producción televisiva. Era el día “D” y As Eiroas presentó un buen ambiente. La incertidumbre se despejó con el 2-1 y la expulsión de Pedro García. Dos acciones antes de la hora de juego que allanaron el camino a los locales, si bien el Arosa nunca se rindió y volvió a demostrar su carácter que competitivo que invita al optimismo de cara al play-off.


Rafa Sáez repitió once respecto al último partido con la novedad de Campillo en el centro de la zaga en vez del sancionado Ross. En los primeros minutos el Bergantiños, animado por su público, salió dispuesto a demostrar que jugaba en casa y ambicionaba el triunfo, pero muy pronto se vio que enfrente el Arosa no iba a dar facilidades, ganando prácticamente todos los duelos individuales en un partido marcado por el viento.


Tras un par de centros al área visitante a las manos de Cobo, el Arosa avisó en un córner directo de Róber que se perdió alto y un disparo desde la frontal de Fontán muy lejos del las inmediaciones de Canedo. A los doce minutos el Bergantiños se puso por delante a la salida de un córner. Lanzó Yelco desde la izquierda y remató en el segundo palo exhibiendo poderío Pablo Agulló.


El Arosa no tardó en dar respuesta al mazazo que supuso el 1-0. Solo tres minutos después Kilian estuvo cerca de marcar en un balón largo al que salió a destiempo fuera del área el portero Canedo. La acción acabó en córner. Al rechace del saque de esquina Róber enganchó una volea desde la frontal que repelió el poste con Canedo ya batido.


El Arosa recibió un segundo mazazo a los 17 minutos, cuando Beda forcejeó en banda con varios defensas locales y se lesionó en el hombro derecho entre el impacto de un rival y la caída. Una luxación que obligó al pichichi arlequinado a dejar el campo en camilla. Fueron momentos de tensión en vestuarios mientras seguía el partido. Tras varias tentativas fallidas para reducir la luxación y cuando ya se barajaba trasladar al brasileño a un hospital, entre el médico del Bergantiños, Antonio Aras, y el fisioterapeuta del Arosa, David Dobarro, lograron volver a colocar en su sitio el hueso, antes de immovilizar la zona. Beda no sufre fractura, una vez realizada las pruebas en la Clínica Jacinto López en Vilagarcía, por lo que su concurso en el play-off, cuyo primer partido será en 3 semanas, no está totalmente descartado.


Javi Otero ocupó el lugar del brasileño en punta. Con el marcador en contra y sin su futbolista de ataque diferencial el Arosa no se resignó, se mantuvo fiel al plan de partido y empató en el minuto 23 en una jugada que inició Cobo con el pie sobre Cotilla, salvando la presión local. El lateral vigués combinó con Pedro García, que en área dejó para la entrada de Kilian desde segunda línea. El catalán redondeó la acción con un remate abajo que suspuso el empate.


Tras el 1-1 el Bergantiños ya no se volvió aproximar al área de Cobo en la primera parte, centró sus esfuerzos a nivel defensivo tratando de aprovechar alguna contra, pero el Arosa no cometió errores, aunque tampoco fue capaz de volver a generar ocasiones de gol pese a lanzar varios córners al filo del descanso, con el meta local Canedo mostrando cierta inseguridad.


La segunda parte empezó con la misma tónica, el Bergantiños sin exponer y con cierto temor y el Arosa tratando de llegar demasiado directo con balones aéreos bien solventados por el central Agulló. Sin embargo antes de la hora de partido llegó el 2-1 en una acción en la que faltó contudencia al corte en banda izquierda tanto de Cotilla como de Sidibé. Fueron demasiado blandos y Cano pudo sacarse un centro al segundo palo donde llegó Uzal para empalar a placer. Solo unos instantes después del gol el Arosa perdió por lesión a Campillo, que dejó su sitio a Adri Gómez. Las opciones del Arosa se diluyeron cuando Pedro García llegó tarde en mediocampo y golpeó a Uzal, una entrada que le costó la roja directa 

mediada la segunda parte.


Con 2-1 y contra diez el Bergantiños se limitó a dejar pasar el tiempo y tratar de mantener el balón. Rafa Sáez movió el banquillo con un triple cambio, dando entrada a Fajardo, Julio y Pablo Pillado. El Arosa combinó más cuando y fue capaz de generar algún susto a Canedo, que salvó un mano a mano ante Javi Otero tras un gran pase de Fajardo. El Arosa se vació pero no obtuvo premio y los locales celebraron por todo lo alto su ascenso. El Arosa ya piensa en el Somozas, en recomponer al equipo y asegurar la tercera plaza, que da ventaja en las eliminatorias.

Tendrá que ser en el play-off