Feijóo reprocha al Gobierno que quiera lavarse “las manos” con la pandemia

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo | EFE
|

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, ha criticado este martes la decisión del Gobierno de delegar en las autonomías y en el Tribunal Supremo la gestión de la pandemia, con lo que pretende, dijo, “seguir lavándose las manos” respecto a la evolución de la crisis sanitaria.


A cinco días de que decaiga el estado de alarma, el Consejo de Ministros ha aprobado el real decreto-ley que permitirá a las autonomías recurrir en casación ante la Sala de lo Contencioso Administrativo del Supremo la presunta vulneración de derechos fundamentales en sus medidas de control de la pandemia, lo que a juicio del Gobierno mejorará la seguridad jurídica y dará más coherencia al sistema.


Para Núñez Feijóo, este anuncio “abunda en una pertinaz decisión del Gobierno central de no querer legislar ni dejar legislar a las comunidades autónomas y apostar por la judicialización de la pandemia”.

Ha considerado que pese a que “la tutela efectiva de los jueces es un principio constitucional”, a su juicio, no deben ser los magistrados los que tienen que concordar con “las propuestas del personal clínico, del personal médico y de los epidemiólogos”.


El escenario que se abre implica, según Núñez Feijóo, que cada gobierno autonómico que quiera tomar decisiones “necesita la ratificación o la autorización” previa del Tribunal Superior de Justicia correspondiente y, en el caso de que haya una sentencia negativa, acudir al Tribunal Supremo.


Por tanto, este proceso puede acarrear dificultades para los ejecutivos autonómicos en tanto que habrá “semanas o meses”, según Feijóo, en los que habrá una sentencia del tribunal autonómico que habrá que aplicar pero que “posteriormente el Tribunal Supremo podría rectificar”.


Por tanto, desde el próximo domingo predominará, a juicio del presidente gallego, una situación de “incertidumbre” que lamentan todos los mandatarios autonómicos porque, ha dicho, “esto no es una cuestión de ideología, es un problema de gestión y de organización”.

Feijóo reprocha al Gobierno que quiera lavarse “las manos” con la pandemia