La futura salida a concesión del bar de la Aldea Labrega despierta gran interés entre la hostelería meisina

Giráldez y otros ediles de gobierno el día que recuperaron el local | g. salgado
|

La salida a concesión del bar de la Aldea Labrega, en Meis, está generando gran interés entre los hosteleros de la localidad. El verano sería un momento interesante para su arranque, pues se encuentra en el corazón de la popular Ruta da Pedra e da Auga, pero será difícil que esté listo para entonces. La alcaldesa, Marta Giráldez, reconoció ayer que tardarán en ponerlo a punto porque el personal municipal está centrado actualmente en el acondicionamiento de espacios públicos y viales.


Fue la regidora quien señaló el importante interés que ha despertado el establecimiento. “Sorpréndenos, e é moi positivo, o número de hostaleiros que están chamando ao Concello para interesarse por el”, manifestó. En concreto, por el proceso para adjudicar su explotación en régimen de concesión administrativa y que se hará mediante concurso público.


Pero antes, el Ayuntamiento tiene que realizar las reparaciones necesarias para acabar con los problemas de humedad y otros relacionados con la madera que cubre gran parte de la estructura, a parte de otros que deberá asumir el futuro concesionario. Pero el caso es que “o atopamos en peores condicións do que esperabamos”, reconoció Giráldez.


Salvado del derribo

Cabe recordar que el Concello de Meis cerró en abril el acuerdo de compra venta de los terrenos donde se asienta el bar para legalizar la situación de estas instalaciones municipales que, cabe recordar, tenían una orden judicial –y por sentencia firme– de derribo por haberse construido sobre propiedad privada. Abonó a los propietarios del terreno algo más de 30.000 euros, poniendo fin a años de litigios.


Sorprendentemente, sus antecesores en el Ejecutivo local mantuvo al anterior concesionario durante ocho años sin pagar el correspondiente canon, además de haber construido el local en terrenos que no eran de su titularidad. 

La futura salida a concesión del bar de la Aldea Labrega despierta gran interés entre la hostelería meisina