La investigación apunta a que el coche del siniestro de Caldas se saltó un STOP

Los bomberos tuvieron que excarcelar a los jóvenes del vehículo en el que viajaban | cedida
|

Jornada de tragedia y luto en Caldas, Moraña y Vilagarcía. La Guardia Civil de Tráfico investiga las causas que derivaron en el accidente que le costó la vida a tres jóvenes de entre 18 y 24 años de edad en la N-640, a la altura de la parroquia caldense de San Andrés de César y que ha conmocionado a prácticamente toda la comarca. El suceso tuvo lugar a las once y media de la noche del miércoles cuando, según se ha podido saber, los tres jóvenes venían de la zona del embalse de A Baxe. El coche lo conducía Cristian M. -vecino de Moraña de 19 años- pese a que según confirmó la Guardia Civil carecía de carné. El turismo -un Citroën Xsara de color gris- era propiedad de Álex C. -de 24 años y vecino de Caldas- que viajaba en la parte trasera. En el asiento del copiloto estaba Bea F., de 18 años de edad y vecina de la parroquia vilagarciana de Bamio.


Las primeras pesquisas tras analizar el lugar del siniestro apuntan a que Cristian M. realizó una maniobra indebida cuando trataba de incorporarse a la N-640 desde el cruce con la carretera que viene del embalse. De hecho fuentes policiales apuntan a que podría haberse saltado el STOP. Fue esta maniobra indebida la que pudo haber provocado la secuencia de acontecimientos. El coche impactó de lleno y de forma frontolateral con un camión frigorífico de transporte de fruta en el que iba un matrimonio. El conductor del camión nada pudo hacer por esquivar el turismo en el que viajaban los tres jóvenes. De hecho el vehículo volcó y se quedó en medio de la carretera y tras el impacto la mujer salió despedida resultando herida de gravedad. La Guardia Civil confirmó que al conductor se le practicaron las pruebas de alcohol y drogas, arrojando estas un resultado negativo. Él estaba herido leve y tremendamente afectado.


Hasta el lugar del accidente se desplazaron de inmediato efectivos de los Servizos de Emerxencias de toda la comarca, dada la gravedad del suceso. Tanto Cristian como Álex fallecieron en el acto, mientras que la joven vilagarciana pocos minutos después de ser excarcelada.


El suceso provocó una gran conmoción en la zona y, de hecho, las corporaciones municipales de Caldas, Moraña e incluso Cuntis (con el límite muy próximo al lugar de siniestro) suspendieron los actos programados como señal de duelo y enviaron su pésame a las familias de los tres jóvenes fallecidos.


Es uno de los accidentes más impactantes de los últimos años en Caldas en el que se ven implicados personas de corta edad. Fue a escasos metros del accidente del miércoles donde hace ya una década fallecían otros tres jóvenes.

La investigación apunta a que el coche del siniestro de Caldas se saltó un STOP