Malestar en Vilagarcía y Cambados por los “distintos criterios” en las restricciones

Las movilizaciones de los hosteleros no lograron un cambio de criterio por parte de la Xunta para establecer los niveles de restricciones | mónica ferreirós
|

Nadie lo nombra, pero todos se refieren a Sanxenxo. El turístico municipio que preside Telmo Martín logra esquivar el nivel alto de restricciones, pese a una subida de casos importante durante la última semana que continuó durante la jornada de ayer, con 22 nuevos contagiados y un total de 97. El comité clínico de coronavirus decidió establecer el nivel medio para Sanxenxo, mientras otros municipios con una incidencia similar, o incluso menor, permanecen en el alto y, por tanto, con los bares cerrados en su interior. Es el caso de Vilagarcía y Cambados, con dos economías muy dependientes del sector servicios y de la llegada de turistas y donde el malestar es evidente.

El alcalde vilagarciano, Alberto Varela, ya se dirigió de hecho a la Consellería para solicitar una entrevista urgente en la que le den “unha explicación convincente” de una “sorprendente decisión”. Ravella hace referencia a “outros municipios cunha incidencia que duplica” a la de Vilagarcía.

El gobierno local de Varela recuerda, en este sentido, que “para que unha norma sexa asumida pola poboación primeiro debe ser entendida por quen debe cumplila, e o certo é que nestes momentos nin os hostaleiros, nin os comerciantes, nin os propios cidadáns, ni sequera os medios de comunicación que teñen que informar a todos os anteriores, entenden esa dobre vara de medir”, explican fuentes municipales.

La alcaldesa de Cambados, Fátima Abal, comparte este malestar y va más allá, al preguntarse qué pasaría si los vecinos del municipio albariño que vayan a tomarse un café a los municipios con menos restricciones acaben contagiándose. “Computaría de novo en Cambados”, se lamenta. Su compañero de gobierno y edil de Sanidade, Tino Cordal, incide en que la decisión es “difícil de comprender” y asegura que en Cambados “nos sentimos prexudicados”. Además, insiste en la necesidad de que se cambien los criterios en un momento en el que la vacunación ya está avanzada y la presión hospitalaria es baja.

“O Salnés é xeodestino turístico, recoñecido como tal pola propia Xunta, e esta diferencia de trato o único que fai, además de elevar as queixas dos colectivos, é danar a reputación da propia marca turística”, señalan desde el Concello de Vilagarcía. En la localidad siguen subiendo los contagios y, con diez más, tiene un total de 177 casos activos; Cambados suma 13 más y un total de 92; mientras que en O Grove suben en 8 y son 23 los casos y Meaño, con 7 más, tiene 20. A Illa y Vilanova suman cuatro más y tienen 45 y 51, mientras que Ribadumia tiene dos más que el día anterior y un total de 13. La mayor parte son casos leves, mientras que diez están ingresados en planta y tres en Cuidados Intensivos.


Nuevas medidas


La reunión del comité clínico supuso cambios en el mapa de restricciones, pero también nuevas medidas. Sanxenxo, Caldas, A Pobra y Boiro pasan al nivel medio, con un máximo de seis personas en el interior de los bares y de diez en las terrazas (mismo número que en el nivel alto), mientras que en el resto podrán estar 15 fuera. En cuanto a las reuniones fuera de la hostelería, se recomiendan las mismas cifras. El PCR o certificado de vacunación será obligatorio para todo el ocio nocturno en los niveles en los que pueda estar abierto. Para ello, se abre la autocita para cribados.

Malestar en Vilagarcía y Cambados por los “distintos criterios” en las restricciones