Marque retiene la “amarela” por el gran trabajo de Veloso, que dice adiós a sus opciones

Veloso entra en meta magullado por la caída que sufrió y vacío tras realizar un enorme trabajo para su compañero Marque | vap
|

La cuarta etapa de la Volta a Portugal entre Belmonte y Guarda dejó a Gustavo César Veloso sin opciones de podio en la general. El vilagarciano sacrificó sus aspiraciones individuales para que su compañero Álex Marque mantenga por escasos segundos la “camisola amarela” en una jornada en la que quedó claro que el Tavira no tiene equipo, más allá de los dos ilustres veteranos gallegos, para defender el liderato.

Hacerlo fue una tortura. Sobre todo porque ayer todo se torció muy pronto. En la neutralizada Gustavo sufrió una caída. Renqueante en una de sus rodillas y con curas en el codo, fue el presagio de que el en el día de ayer nada iba a salir como el sábado en Torre.

Marque sufrió una avería mecánica cuando la carrera ya estaba lanzada en los últimos 40 kilómetros, que ya obligó a trabajar a destajo al vilagarciano para reintegrarlo en el grupo de favoritos. Por delante en la fuga, el vigente ganador de la Volta Amaro Antunes (W52 Porto) y Fredereico Figueiredo (Efapel).

Veloso tuvo que tirar muchos kilómetros del grupo con el viento en la cara para que la diferencia no se fuera más allá de los dos minutos. Se vació. Incluso llegó a descolgarse. Fue entonces cuando al fin el Movistar ayudó en la persecución. Veloso se rehizo, volvió a conectar con el grupo, tomó oxígeno y sacó fuerzas para tirar otra vez hasta el inicio del último puerto a falta de 4 kilómetros de meta.

Su “trabajazo” fue fundamental para que Marque salvase el liderato. La etapa la ganó Figueiredo, que pasa a ser tercero de la general a 25 segundos de Marque. Segundo se posiciona Antunes a solo 5 segundos del estradense. Gus se dejó en meta casi 8 minutos, pagando el esfuerzo de la particular contrarreloj que se marcó sin relevo durante muchos kilómetros. El Tavira mantiene el liderato y sigue con opciones matemáticas de pelear por la Volta.

La carrera disfruta hoy de una jornada de descanso, con Álex Marque como líder y Gustavo César Veloso como gregario de lujo. Pero ahí se acaba el potencial del modesto equipo para defender el liderato en lo que resta de carrera. Todo hace indicar que W52 Porto y Efapel están llamados a jugarse la victoria final porque tienen equipos para ello. En medio se quedará Movistar y el propio Tavira, para intentar una empresa que ahora mismo parece utópica. Sobre todo porque el Tavira ya ha perdido su mejor bala para la general, con Veloso. El vilagarciano ya sabe que es casi imposible que se despida de la Volta en el podio. Ayer su máxima preocupación era el dolor que padece en una rodilla tras la caída. La jornada de descanso le vendrá bien para intentar recuperarse

Marque retiene la “amarela” por el gran trabajo de Veloso, que dice adiós a sus opciones