Chipperfield dice que la arquitectura debe mejorar la calidad de vida de las personas

Chippelfield participó en la presentación del workshop junto a Ruiz, Rivas y Lizancos | C.R.
|

La Escola Náutico-Pesqueira de Ribeira acogió ayer el inicio de un workshop-taller de arquitectura y urbanismo organizado por la Escola Técnica de Arquitectura de A Coruña y la Fundación RIA. El presidente de esta última, David Chipperfield, que animó a reforzar las conexiones entre las administraciones autonómica y local y la universidad, indicó que en las tres últimas décadas se les pidió diseñar y construir edificios individuales y arquitecturas espectaculares, pero que los retos globales, sobre todo el ambiental, reclaman que se cambie la función de la arquitectura como profesión, y que se centre en mejorar la calidad de vida de las personas, dada por el respeto al patrimonio, al medio natural y a la comunidad.

“Tenemos la capacidad y el deber de coordinar nuestras acciones, que desde la Xunta se promuevan procesos integrales y se impulsen políticas responsables, que los concellos valoren el análisis y planificación y que la universidad aplique su conocimiento en casos reales y vuelque sus esfuerzos en retos que nos afectan a todos”, dijo Chipperfield. A su juicio, se debe trabajar por y para el territorio y comunidad gallegas, abordando sus conflictos y proyectar su futuro, pues “no tiene sentido diseñar edificios en Singapur cuando la sociedad reclama soluciones aquí”. El director de la ETSAC, Plácido Lizancos, destacó la importancia de coordinar el conocimiento generado en la universidad con planificación, diseño y construcción de las ciudades y la sociedad.

Encarnación Rivas, directora xeral de Ordenación do Territorio e Urbanismo, defendió la necesidad de contar con la participación activa del conjunto de la sociedad para avanzar hacia la planificación urbanística de calidad, racional y coherente. Señaló que la persona hace la casa y esta a la persona, igual que la sociedad hace la ciudad y la ciudad hace a la sociedad. El alcalde Manuel Ruiz justificó que la urgencia del día a día y la necesidad de cumplir con el examen que tienen cada cuatro años suponen retos añadidos que a veces no permiten abordar los proyectos con la planificación, calidad y detalle necesarios. l

Chipperfield dice que la arquitectura debe mejorar la calidad de vida de las personas