Solicitan 17 años de cárcel para un barbanzano por abusos sexuales a la hija menor de edad de su pareja

El juicio por abusos sexuales se celebrará en la sección sexta de la Audiencia Provincial

Un barbanzano se sentará el próximo jueves en el banquillo de los acusados de la sección compostelana de la Audiencia Provincial para responder de dos delitos de abusos sexuales continuados que presuntamente cometió contra la hija de su pareja cuando ella era menor de edad. La Fiscalía pide para él una condena total de 17 años por esos hechos, y que tras ellos deberá permanecer en libertad vigilada 9 años, así como la prohibición de acercarse a menos de 200 metros y de comunicarse con ella mediante cualquier medio por un periodo de 25 años.


Según recoge el Ministerio Público en su escrito de calificación, el acusado contrajo matrimonio con la madre de la que luego fue víctima, que le llamaba “papuchi” o “papá” pese a no ser su padre biológico. “Cuando ella tenía entre 8 y 9 años, el acusado la desnudaba en el sofá del salón o en la cama de la habitación y le realizaba tocamientos”, indica la Fiscalía, que añade que esos actos tenían lugar con una frecuencia de dos o tres veces por semana, aprovechándose el procesado de la autoridad que tenía sobre la chiquilla y de la ausencia de la madre. La acusación pública añade que la chiquilla se marchó a su país de origen, donde permaneció de los 9 a los 12 años, momento en que regresó a España, donde convivió con su madre y el acusado hasta junio de 2014, fecha en la que presentó la denuncia junto a su novio.


La Fiscalía indicó que el acusado volvió “a las andadas” con la niña y los abusos ya eran con penetración vaginal, aprovechando la ausencia de la madre, y que se mantuvieron hasta tres o cuatro meses antes de presentar la denuncia. El acusado “hacía caso omiso a la negativa de la niña, que se revolvía” “para que no le hiciera nada o bien le pedía que no lo hiciera diciendo no, no, no”, señala el Ministerio Público. Este añade que él, cuando la chiquilla mostraba su negativa a las pretensiones del acusado, la forzaba diciéndole que, de negarse, no le dejaría realizar cosas que le gustaban y eran propias de su edad.


La Fiscalía hace referencia al clima familiar creado por el acusado para satisfacer su “instinto sexual” fue el de otorgarse una autoridad paternalistas e impositiva sobre la niña con la excusa de “educarla y encaminarla”, además de desacreditarla en detalles cotidianos ante la madre riñéndola y echándole la culpa de cosas que sucedía en el hogar.


“De esta manera, la niña vivió una situación de aislamiento a nivel de comunicación. Cuando entabló relación con su novio y ante la dificultad para las relaciones sexuales, ella compartió con él lo que le había sucedido”, sostiene la fiscal en su escrito. Detalla que la madre no supo ver el daño que el acusado estaba causando en la menor, pero que cuando supo que iba a denunciarlo y los motivos, le pidió a su hija que no lo hiciera. Un auto del juez de junio de 2014 decretó el alejamiento para el acusado y privó a la madre de la custodia de la niña, que fue acogida por la madre de su novio y empezó a recibir tratamiento psicológico.

Solicitan 17 años de cárcel para un barbanzano por abusos sexuales a la hija menor de edad de su pareja

Te puede interesar