La Policía Nacional de Ribeira condecora a cinco de sus miembros por sus meritorias intervenciones

Los condecorados, junto con sus mandos superiores y la teniente de alcalde de Ribeira, posaron para inmortalizar el momento/Chechu Río
|

El personal adscrito a la comisaría ribeirense del Cuerpo Nacional de Policía celebró esta mañana la festividad de sus patronos, los Ángeles Custodios. En primer lugar, asistieron a una misa en la iglesia parroquial oficiada por el sacerdote Alfonso Mera. A continuación, la comitiva se trasladó al conservatorio de música, en donde tuvo lugar el acto de entrega de distinciones a los agentes que tuvieron intervenciones meritorias.


Dos de ellos, Satiro Miguéns Casal y José Antonio Pérez Martínez, recibieron la cruz blanca al mérito policial que ya se les concedió en 2020 pero que no pudieron recibir debido a las restricciones por la pandemia, y con la que se premió su labor en una detención por un caso de violencia de género. 


Ocurrió el 9 noviembre de 2019, cuando detuvieron a un individuo de nacionalidad chilena que los amenazó con una pistola, que luego se pudo comprobar que era simulada, y con un machete de grandes dimensiones, y a los que arrojó bombonas de butano, piedras y otros objetos que tuvo a su alcance.


Las condecoraciones de este año correspondieron a los policías Belén Novo Varela y Constantino Cernadas Santos, por sus trayectorias profesionales, y Javier Crespo Lorenzo, por una intervención en acto de servicio desarrollada hace años y que se jubiló. 


La comisaría decidió realizar a partir de este año un reconocimiento a personas ajenas al cuerpo que de diferentes formas destaquen por su labor a favor de la Policía con acciones humanitarias más allá de su labor profesional. En esta ocasión, dicha distinción en forma de metopa con el escudo del Cuerpo Nacional de Policía y una placa, recayó en el director del Hospital do Barbanza, Salvador Mariño, por su colaboración en los meses de pandemia, y por extensión en gratitud a todos los médicos, personal de enfermería y resto de trabajadores de la Sanidad.


El acto se cerró con la intervención de Diego Amaya, a la que siguió la lectura por parte de la agente María de Gracia Camacho, de una estrofa del Himno de los Caídos, y, con todos los asistentes en pie, sonó el himno de España.

La Policía Nacional de Ribeira condecora a cinco de sus miembros por sus meritorias intervenciones