Rubiáns denuncia que el sistema de biomasa que instaló Ravella no funciona

Vistas del centro social de Rubiáns
|

En la Asociación de Veciños de Rubiáns están hartos. Hace tres años y casi dos meses que el Concello -en base a una subvención- dotó al centro social de un sistema de calefacción con biomasa. En la puerta del centro social figura de hecho una placa en la que se explica quién financió la operación y el objetivo de la misma: Conseguir una economía más limpia y sostenible. Sin embargo sostienen que el sistema no funciona, que solo está en el centro como “decorado” y que su única salida es seguir utilizando estufas eléctricas para calentar las instalaciones. Una situación que, dice el presidente del colectivo Xurxo Abuín, también ocurre en el centro social de Trabanca Badiña en donde también se procedió a la instalación de este sistema más vanguardista. “Descoñezo a situación de Bamio, que teñen un equipo menos potente que os nosos, pero imaxino que estarán na mesma situación”, apunta Abuín. La medida se vendió en su día desde Ravella (ya en el año 2018) como una forma de reducir la factura eléctrica en las instalaciones. Algo que, dado que los calefactores a corriente son los que se están utilizando, parece que no se ha cumplido. Los vecinos de Rubiáns indican que los incumplimientos “están aí e son detectables” y entienden que la subvención percibida en su día para acometer estos trabajos “damos por suposto que se perdeu”.


Abuín lamenta que “a idea de facer Europa parece que é a de formigonar os núcleos urbáns e os que vivimos no rural bastante temos con que veñan a limpar dúas veces ao ano a maleza que invade os camiños”.

Rubiáns denuncia que el sistema de biomasa que instaló Ravella no funciona