A Pobra y O Grove, únicos concellos de Galicia con cierre perimetral y de bares

El pabellón de Fexdega acogió ayer la primera jornada de vacunación masiva que se prolonga hasta el próximo sábado y que llegará a 2.500 personas | gonzalo salgado
|

No ha habido sorpresa. Los concellos de O Grove y de A Pobra estarán a partir de este viernes cerrados perimetralmente y con la hostelería y la restauración también con la reja bajada. El Comité Clínico que asesora a la Xunta de Galicia en esta crisis sanitaria ha decretado el nivel máximo de restricciones para estas dos localidades por la elevada incidencia en positivos tanto a 14 como a 7 días. En el caso del municipio meco son 40 los casos activos y en A Pobra 33 los nuevos positivos confirmados en tal solo dos semanas. Cifras que han ido subiendo con el paso de las jornadas. El regidor grovense, José Antonio Cacabelos, ya señalaba ayer antes de la reunión del Comité que “é moi probable que entremos no nivel máximo de restricións”. No se equivocó. Eso sí, insistió en que los contagios se están produciendo en ámbitos familiares en los que “as medidas reláxanse” y volvió a pedir una vez más “prudencia” y que se cumplan las normas establecidas. En todo caso el elevado número de casos en la localidad meca lleva al Sergas a realizar desde hoy mismo un cribado poblacional. Serán un total de 3.700 personas de edades hasta los 49 años los que serán llamados hasta el sábado para pruebas PCR. De ellas muchos son escolares de los centros educativos de la villa, mientras que 2.600 vecinos serán llamados para que a partir de mañana hagan la prueba en el pabellón viejo de Monte da Vila. Cacabelos reconoce que detecta un “esgotamento” tanto en la poblacion como en los sectores económicos y pide un esfuerzo más.


A Illa pasa a nivel alto

Por otra parte los casos registrados en A Illa también provocan cambios en sus restricciones. El Comité Clínico decreta el nivel alto con la hostelería abierta solo en terrazas. Los casos positivos que había ayer en esta localidad eran 12. Sanxenxo, por su parte, consigue aliviar las medidas impuestas desde hace semanas y baja al nivel medio -el mismo en el que se encuentra Meis- con el aforo interior en la hostelería a un 30 % y las terrazas a un 50 %. El resto de las localidades arousanas se muestran más o menos estables y se mantienen en el nivel más bajo de restricciones a partir de este viernes.


En el caso de Vilagarcía según los últimos datos facilitados por el Sergas al Concello son 18 los casos activos; en Cambados son 10 y en Vilanova son 9, mientras que Meaño y Ribadumia tienen 3 cada uno.

En todo caso la campaña de vacunación continúa en marcha. El recinto ferial de Fexdega acogía ayer por la tarde la primera jornada de vacunación a dos grupos de edad y continuará citando a personas del área sanitaria hasta el sábado por la mañana. Buena organización y mucho control en un espacio que ya había sido usado para este fin antes.

A Pobra y O Grove, únicos concellos de Galicia con cierre perimetral y de bares